2 de julio de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Gestión de mediadores de altas calidades podría desentrabar negociaciones de paz en La Habana: Clara López

25 de febrero de 2013
25 de febrero de 2013

“No podemos olvidar que se ha llegado al diálogo porque ninguna de las partes puede derrotar militarmente a la otra: ni las Farc tienen posibilidad alguna de lograr sus fines, ni el gobierno de derrotarlas definitivamente”, sostuvo la dirigente política.

Para evitar un rompimiento de las negociaciones de paz que iría en contra de los más altos intereses y aspiraciones del pueblo colombiano, López Obregón reiteró su propuesta al gobierno del presidente Santos y a las Farc de considerar seriamente acudir al mecanismo de la mediación que tantos frutos ha dado en la solución de otros conflictos que parecían insolubles.

El Polo Democrático Alternativo en resolución que recibió el apoyo unánime de los 750 delegados reunidos en su Tercer Congreso Nacional en noviembre pasado, hizo un llamado tanto al gobierno de Santos como a la guerrilla de las Farc para que no se levanten de la mesa sin llegar a acuerdos.

Hoy, recabó la presidenta del Polo, “reiteramos y recordamos dicho pedido. Estamos seguros de que la gestión de unos mediadores de altas calidades sería inobjetable para las partes”.

López Obregón planteó algunos nombres como los de los expresidentes Jimmy Carter de Estados Unidos; Luiz Inácio Lula da Silva de Brasil; y Vinicio Cerezo de Guatemala; quienes tienen la experiencia y el reconocimiento internacional para asumir el rol de mediación que se requiere en Colombia para desentrabar  las negociaciones de paz en La Habana.

Puntualizó que no sería consecuente con el pueblo colombiano romper el diálogo y mantener el conflicto “para volvernos a encontrar después de mil, diez mil o cien mil muertes, más tarde”, razón por la cual exhortó a retomar el espíritu de convivencia de la solución pacífica de los conflictos, del cuidado y de los valores de la mujer, que es lo que se requiere en la hora presente, y negociar con cabeza fría y responsabilidad patria.