25 de julio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

En Colombia, la inequidad del modelo económico es “una maquinaria del egoísmo hecha virtud”: Clara López

16 de febrero de 2013
16 de febrero de 2013

Por ello, sostuvo, la tarea política del Polo Democrático Alternativo y sectores sociales y democráticos del país tiene que ser la “construcción de futuro” mediante el cambio radical del modelo neoliberal que hizo agua tanto en Europa como en Estados Unidos.

Es un modelo, explicó López Obregón, que arrasó con todo. No solo ha depredado la naturaleza, sino que ha puesto en riesgo la misma existencia humana, los ecosistemas, y profundiza además las desigualdades sociales, acaba con el empleo y destruye los valores.

Sin embargo, dijo, la televisión y los distintos medios de comunicación en Colombia pintan un país diferente. Se empeñan en hacer ver un país donde se respeta los derechos fundamentales, los derechos laborales, donde a la gente pobre se le regala casas y los niños son unos privilegiados.  “Lo cierto, -recalcó-, es que la distancia de la propaganda y la verdadera realidad social que viven las comunidades es sideral”.

Una apretada agenda cumplió en Bucaramanga la presidenta del Polo Democrático luego de instalar los nuevos directivos del comité de este partido en Santander. Asistió a un foro ciudadano en el que intercambió ideas sobre el papel de la mujer en la sociedad, la necesidad de dar un viraje en la política social para garantizar empleo digno y salud como derecho fundamental de todos los colombianos. También se reunió con académicos, docentes y empresarios santandereanos.

López Obregón expuso las características de un nuevo modelo económico para Colombia que esté fundado en el estímulo empresarial y el trabajo nacional, mediante la puesta en marcha de políticas públicas en industrialización y desarrollo agrario articuladas con una estrategia macroeconómica que cobije la revaluación del peso con medidas que mejoren la competitividad de la producción colombiana.

Dicho conversatorio se realizó en la Universidad Uniciencias que regenta el exviceministro Diego Otero Prada. Simultáneamente se integró una comisión programática de Santander que elaborará los ejes de la propuesta presidencial que el Polo Democrático presentará a consideración del país en el debate electoral del año entrante.

Acompañaron a Clara López Obregón, la representante y candidata al senado por el Polo, Alba Luz Pinilla; el secretario general de esta colectividad, Gustavo Triana; el diputado de Santander Roberto Schmalbach; el expresidente de la USO, Hernando Hernández; y los empresarios Octavio Puyana, Alfonso Gómez Gómez y Leonidas Gómez, entre otros.

La candidata presidencial del Polo Democrático no dudó en señalar que el gobierno de Santos que sustenta su política económica en el Consenso de Washington, más conocido como modelo neoliberal, viene ejecutando una serie de programas que no son más que simples engaños.

“Como lo ha señalado reiteradamente el senador Jorge Enrique Robledo, la Ley de restitución de tierras ha sido otro engaño”, y así con la reforma tributaria y ahora con la proyectada reforma pensional, sostuvo la dirigente política.

Pero lo más grave, agregó, “es que nos muestran todo eso como avances en reemplazo de una verdadera política social que beneficie a las comunidades”.

Según las estadísticas del Dane, recabó López Obregón, las amas de casa no remuneradas son tenidas en cuenta en sus estadísticas como trabajadoras, pero además, todo ciudadano que cancela los recibos de servicios públicos es considerado empleado en Colombia. Por lo tanto, coligió que la estrategia política de Santos está fundamentada en las falsas estadísticas y en la propaganda. No obstante la crítica situación social que vive la sociedad colombiana, dijo, “el primer mandatario saca pecho diciendo que su gobierno ha creado 2 millones de empleos, pero la realidad muestra todo lo contrario”.

En efecto, López Obregón sostuvo que la situación de la industria y productividad en Colombia es alarmante. Dijo que resultó acertada la premonición hecha por el senador Jorge Enrique Robledo en el sentido de que en el país se va acabar importando hasta las artesanías, y puso como ejemplo el caso del sobrero voltiao. “Un millón de sombreros llegaron a arrasar la industria nacional. Es el ejemplo más patético de lo que han implicado los tratados de libre comercio”, recalcó. O lo que ha ocurrido con el café, que increíblemente hay que importar para completar el consumo interno y poder cumplir con la cuota de exportación, agregó.

Finalmente, afirmó que “no es posible que un modelo nos lleve a tal postración”, razón por la cual planteó la necesidad de concretar de cara a la campaña electoral de 2014, una gran convergencia democrática por la base para disputar la Presidencia de la República y, de esta manera, cambiarle el rumbo de inequidad en la que está sumida Colombia.

Una convergencia, explicó la candidata presidencial, que esté sustentada en los movimientos sociales y alternativos del país, en el ciudadano del común, en los campesinos y agricultores, en los empresarios nacionales, que posibilite dar un viraje sustancial a la política económica y a conquistar con empeño la paz para todos los colombianos.