24 de julio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El Día Mundial de los Humedales, 2 de febrero

2 de febrero de 2013
2 de febrero de 2013

humedal

Desde 1997, todos los años organismos oficiales, organizaciones no gubernamentales y grupos de ciudadanos de todos los niveles de la comunidad han aprovechado la oportunidad para realizar actos y actividades encaminados a aumentar la sensibilización del público en general acerca de los valores de los humedales y los beneficios que reportan en general y la Convención de Ramsar en concreto.

Negociado en los años 1960 por los países y organizaciones no gubernamentales que se preocupaban por la creciente pérdida y degradación de los hábitats de humedales de las aves acuáticas migratorias, el tratado se adoptó en la ciudad iraní de Ramsar en 1971 y entró en vigor en 1975.

Es el único tratado global relativo al medio ambiente que se ocupa de un tipo de ecosistema en particular, y los países miembros de la Convención abarcan todas las regiones geográficas del planeta. Aprenda más acerca de la Convención de Ramsar sobre los Humedales  visitando su sitio web: www.ramsar.org

En Colombia la Convención Ramsar fue ratificada e integrada a la normatividad nacional por medio de la Ley 357 del 21 de enero de 1997, produciéndose la adhesión protocolaria el 18 de Junio de 1998 durante la reunión Panamericana de la Convención celebrada en Costa Rica y entrando en vigencia para el país a partir del 18 de Octubre de 1998.

¿Qué cantidad de humedales, lagos, lagunas, y otros cuerpos de agua, existen en Colombia?

La extensión global de los humedales ha sido estimada entre 1280 y 917 millones de hectáreas, incluyendo humedales costeros y de interior (lagos, ríos y pantanos), áreas marino costeras (con una profundidad de 6 metros por debajo de la marea baja) y humedales artificiales como reservorios y campos de arroz. Sin embargo, se considera que esta información no incluye todos los tipos de humedales, como las planicies de inundación intermitentes, turberas, pastos marinos y planicies costeras, y que se requieren más datos para varias regiones geográficas, especialmente para el Neotrópico (Millennium Ecosystem Assessment, 2005).

Según el mapa de ecosistemas continentales, costeros y marinos de Colombia , el país cuenta con 3.019.965 has de humedales (cuerpos de agua artificiales y naturales continentales, hidrófitia continental, lagunas costeras, manglares), los cuales corresponden al 2.65% de la superficie continental de Colombia.

Los humedales representados en lagos, lagunas, embalses, ciénagas y pantanos, entre otros, tienen importancia ecológica en la medida que son zonas amortiguadoras de niveles de aguas altas y lugares de refugio ecológico transitorio de especies migratorias y de alta productividad biológica.

Los humedales han sido considerados como uno de los ecosistemas de mayor importancia, debido a que proveen una serie de servicios ecosistémicos, dos de los más importantes servicios relacionados con el bienestar humano corresponden a la disponibilidad de agua y al abastecimiento pesquero. Las pesquerías del interior son de particular importancia en los países en desarrollo, y son, en muchos casos, la fuente primaria de proteína animal a la que tienen acceso las comunidades rurales. Por otra parte, el agua subterránea, que se recarga a menudo a partir de los humedales, desempeña un importante papel como fuente de agua, ya que se estima que de 1.5 a 3 millones de personas dependen de estos sistemas como fuente de agua potable. Otros servicios derivados de los humedales corresponden a la purificación de agua y detoxificación de desechos, regulación climática y mitigación del cambio climático (Millennium Ecosystem Assessment, 20051).

Por otra parte, puede afirmarse que los humedales del país concentran una proporción significativa de la biodiversidad, representada en una flora y fauna relativamente restringida y especializada a estos espacios ecosistémicos. También funcionan como hábitats clave para el mantenimiento de la fauna reofítica, como los peces de los ríos y como lugares de paso de la avifauna migratoria. Adicionalmente, se destacan por la unicidad de algunos sistemas de humedales, debida al marcado endemismo de algunos elementos de la biota, que los convierte en escenarios irreemplazables en términos de sus atributos biológicos (Naranjo et al. 19992).