26 de julio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El Avestruz, LIDER CON VISION GLOBAL.

14 de febrero de 2013
14 de febrero de 2013

 

catellanos jorgeMientras que los demás pueden creer que el avestruz duerme y que quiere esquivar el peligro o que está ajeno a los asuntos que le rodean, el animal simplemente escurre suavemente la arena sobre la superficie terrestre para refrigerar su pico, empero su visión sigue siendo clara y esta alerta porque sus ojos aprecian nítida y profundamente todo alrededor. Es más listo que los otros del vecindario y asegura continuamente su victoria porque los demás animales o la denominada competencia predadora piensan que el avestruz cae en descuido con sus movimientos de perforación de las arenas. Es todo lo contrario. Esta ave desconcierta con su actitud a todo el mundo y principalmente a los enemigos de su área de influencia. En lo posible evita el ataque y por tanto disminuye la agresividad de los enemigos. En todo caso respira victoria por toda la grandeza de su imagen corporativa.

Es una animal extraordinario, de poderosa visión, de dura fortaleza corpórea que no necesita ningún tipo de tratamiento ni mucho menos vacunas. Es el ave mas grande del planeta que ha logrado sobrevivir hasta nuestros días. Su altura es de 280 centímetros en estado adulto y pude alcanzar una velocidad sostenida de 60 kilómetros por hora durante 30 minutos. Su longevidad es de unos 70 años y por su naturaleza silvestre es capaz de adaptarse a una gran diversidad de climas. A partir de los 4 meses soporta condiciones climatológicas de extrema dimensión. El avestruz tiene el cuelo largo y la cabeza pequeña, ojos grandes y pico corto y ancho. El plumaje es suelto y flexible, negro en el macho y gris en la hembra, y blanco en ambas remeras y timoneras. Despliega sus pequeñas alas al correr y emplea sus patas, largas y fuertes, con el fin de defenderse. Utiliza la parte trasera como timón de fondo. Tiene solo dos dedos en cada pata.

Es vegetariano y habita en África y Arabia. Rompe paradigmas. Nos desconcierta como muchos líderes por ser bastante inteligente, – a pesar de su pequeña cabeza que tiene poca masa de seso-.  Se afirma comúnmente que cuando el peligro se incrementa, el avestruz confía en eliminar la amenaza con la cabeza bajo el ala o enterrándola. Ciertamente, de la aparente necedad del avestruz, lo mismo que de la sabiduría de la hormiga, podemos aprender a ser sabios. Aletea alegremente, ya sea en su veloz desplazamiento o al danzar en círculos… de calidad. La mayoría de las aves, como los demás animales, son guiadas por el instinto para proveer la preservación, desarrollo y evolución dinámica  de sus crías.
El avestruz sabe cuánto hace y cuando lo hace, y en la ocasión apropiada deja los huevos donde, a su juicio inteligente, bien le parece; si la arena y el sol los calientan todo va bien, y ese es su hábitat perfecto.

Cuando se halla en peligro, corre tan velozmente que ni el más experto jinete montado en el más rápido corcel lo puede alcanzar y posteriormente cazar. «El avestruz se burla del  caballo y de su Chalán», reafirma el aforismo popular. Todo el avestruz es aprovechable. La carne, las plumas y los huevos han sido siempre muy codiciados. La nidada puede tener más de veinte huevos. La hembra es creativa, acomoda sus huevos y los distingue de las otras. Los organiza en el centro para incubarlos favorablemente apoyándose y aprovechando las condiciones del medio ambiente. Toma medidas elusivas cuando el enemigo acecha.  Si se tiene que enfrentar al agresor; ¡pobre agresor!. De una patada le ha partido el cráneo a un hombre, y se reconoce que así ha dejado tendido en el suelo a grandes leones.

Los etólogos aseguran que no obstante la leyenda, es falso que las avestruces escondan la cabeza en la arena para afrontar de esta forma el peligro. En vez de adoptar esta posición,  huyen rápidamente o afrontan el combate con el enemigo usando como defensa sus poderosas piernas. Aducen que actualmente existen más de dos millones de avestruces en el mundo y a la especie no se le considera, afortunadamente en peligro de extinción. Comen de todo, incluyendo en el menú piedras que usan para moler activamente sus alimentos. En África, se les caza solo para vaciar el contenido de sus estómagos, donde en ocasiones se han encontrado diamantes, que llaman su atención como cualquier otro objeto brillante.

La mayoría de las hembras comienza a poner huevos a los 2 o 3 años de edad y su vida reproductora es de 40 años. Una hembra madura tiene una producción anual de promedio de 40 a 60 o más huevos durante la estación de postura que varía dependiendo del clima predominante. Un huevo de avestruz pesa alrededor de 1.5 kilogramos y equivale aproximadamente a 24 huevos de gallina. El sabor es delicioso y se pondera por mayor suavidad cotejado con el del ave de corral. Su trabajo en equipo resulta multiplicador y perfecto; el macho incuba los huevos por la noche y la hembra hace lo propio durante el día. Los cascarones de huevos infértiles son empleados para construir afamadas artesanías debido a su textura porcelanosa, gran tamaño y belleza única. Se trata, dentro de este esquema empresarial, dar relevancia a esta ave provista de infraestructura corporativa apropiada para su difícil hábitat. Posee un excelente mecanismo de concentración renal, y su economía de agua es similar a la de los grandes mamíferos de la extremadamente ardiente sabana africana donde se llega normalmente a temperaturas superiores a 40 grados centígrados. El ambiente inhóspito al que se enfrenta esta a su medida, no le preocupa ni la intensidad del clima ni la agresividad de la competencia devoradora. Como un verdadero líder del tercer milenio encara con entusiasmo y coraje inusitado a todo tipo de riesgos y situaciones por complejas que sean. El avestruz es aguerrido, combativo al máximo, tiene claro que movimientos debe hacer y cuando debe hacerlos; conoce y reconoce su talento y la fuerza de sus movimientos. Emplea correctamente sus jugadas y movimientos en la oportunidad que corresponda. Su visión es profunda y anchurosa. Corre y se desplaza con velocidad extraordinaria empleando toda su capacidad instalada, cuando la afugia y la crisis le demanda el mayor esfuerzo.

En fin… para sobrevivir en ambientes totalmente adversos, el avestruz como un líder magnánimo se asegura por todos los costados porque es más listo que los demás que le persiguen y confrontan, en su natural ambiente de hostilidad.

[email protected]