29 de julio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Desmantelada red de narcotráfico que infiltró Aerocivil

7 de febrero de 2013
7 de febrero de 2013

Dentro de los capturados están dos controladores aéreos, las restantes desempeñaban funciones tales como vigilancia privada, un aeromecánico e inspectores de rampla.

En coordinación con la Fiscalía General de la Nación y la Dirección de Investigación Criminal (Dijin) se recolectó material probatorio y evidencia física necesarios para golpear el círculo de narcotráfico que delinquía en la costa norte del territorio colombiano, permitiendo con ello contrarrestar de manera coyuntural no sólo el flagelo del narcotráfico, sino a su vez la injerencia que tienen las bandas criminales en esta zona del país, ya que fue posible desarticular toda la estructura que utilizaba para su fin delincuencial el terminal aéreo.

La organización desarticulada infiltró la Aeronáutica Civil, controladores aéreos y empresas privadas que laboran en dicho aeropuerto, al punto de permitir el transporte de grandes cantidades de estupefacientes vía aérea hasta países centroamericanos para posteriormente llevarlos a los Estados Unidos.

Cabe destacar que la investigación se originó a través de los hechos ocurridos en diciembre del 2008 cuando fue interceptada una aeronave en el aeropuerto Ernesto Cortissoz, cargada con 750 kilos de clorhidrato de cocaína que tenían como destino final Guatemala.

Asimismo la investigación dejó al descubierto que los capturados delinquían para Jorge Isaac Sanmartín Giraldo, alias el “Viejo” y Marcos Alemán Saldaña, capturados y extraditados a Estados Unidos en el 2011, junto con 26 personas más.

Esta organización delincuencial utilizaba hangares ubicados en el interior del aeropuerto donde arribaban aeronaves con el fin de realizarles mantenimiento preventivo para su despegue, actividad que en realidad era aprovechada por este conglomerado criminal, para ejecutar acciones delictivas como adaptaciones clandestinas que les permitían el reabastecimiento de los tanques de combustible en el mismo vuelo con el fin de tener mayor autonomía y alcance, evitando hacer aterrizajes para el aprovisionamiento de gasolina, asimismo, en dichos lugares cargaban las aeronaves con el estupefaciente, les realizaban cambios de matrículas y generaban planes de vuelos ficticios de manera sistemática, con el fin de evadir los controles ejercidos por las autoridades.