27 de julio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Unidad para las Víctimas entrega 148 indemnizaciones en Risaralda

31 de enero de 2013
31 de enero de 2013

Las 198 indemnizaciones tienen un valor total de 992 millones de pesos. En Quinchía se entregaron 105 reparaciones, con un valor de 493 millones de pesos. En Guática 15, con un valor de 62 millones de pesos. En Belén de Umbría 48, con un valor de 248 millones de pesos. Y en Mistrató 36, con un valor de 188 millones de pesos.

Estas víctimas en su mayoría fueron indemnizadas por el homicidio de un familiar o desaparición forzada del mismo. El valor de cada indemnización puede sumar hasta 40 salarios mínimos mensuales legales vigentes, equivalente a 22 millones de pesos, y son entregados al cónyuge de la víctima, padres, hijos o abuelos, según sea el caso.   

“La Unidad busca una Reparación Integral, pues no solo se entregan indemnizaciones monetarias sino que, adicionalmente, se presta atención psicosocial y asesoría en proyectos de emprendimiento para que inviertan bien el dinero. Todo esto lo hacemos a través de la Ruta de Reparación Individual y su respectivo plan” indicó Omar Alonso Toro Sánchez, director territorial Eje Cafetero de la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas.

Qué implica la Ruta de Reparación Individual

Se construye un Plan Individual de Reparación Integral con participación de la víctima en el que se hace una identificación de la necesidad particular de esta frente a cada medida de reparación en sus diferentes componentes, todo esto con enfoque psicosocial y diferencial.

Dentro de la ruta de reparación individual integral está el Programa de Acompañamiento a la Inversión de los Recursos de la Indemnización, al cual las víctimas atendidas dentro de la ruta se acogen voluntariamente en asesorías frente a cómo invertir el dinero en proyectos de emprendimiento. En el año 2012, más del 49% de las víctimas indemnizadas se acogieron a este programa en el país.

Se entrega una carta de dignificación personalizada a cada víctima, en la que el Estado rechaza lo que ocurrió y manifiesta su voluntad de acompañar su proceso de reparación.

También se contemplan rutas diferenciales para los niños, niñas y adolescentes, grupos étnicos, comunidades negras, afrocolombianas, raizales y palenqueras, pueblos y comunidades indígenas, y gitanos.

En 2012 la Unidad para las Víctimas logró entregar en todo el país 157.013 indemnizaciones, de las cuales 7.052 fueron a niños, niñas o adolescentes.