12 de junio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Una anécdota de Pilar Villegas

17 de enero de 2013
17 de enero de 2013

cesar montoyaEn palabras de Yepes  hay que valorar la siguiente anécdota en relación con Pilar Villegas : “…la elegimos gobernadora. Se desempeñó con mucha competencia.Recuerdo que alguna vez la llamaron de un  noticiero nacional, tal vez Yamit Amat,  para entrevistarla.Yamit, de frente, le preguntó : Por qué ella, siendo una persona tan distinguida, estaba con unas personas  tan cuestionadas  como Omar Yepes y Renán Barco.Con frase rotunda, puntualizó : “No, señor periodista, a mí no me incomoda trabajar con ellos. Ellos fueron los que me eligieron  y por lo tanto serán mis compañeros  de gobierno. Son mis amigos”.

Conocemos a esta gran mujer como una líder infatigable  del conservatismo. Con ella recorrimos una y otra vez todos los municipios de Caldas, hundimos los pies en tremedales para oficiar el hierático sacramento de la palabra en estancias paneleras,convirtiendo en púlpito los arrumes de bagazo,   o visitamos haciendas  ganaderas para comprometer el voto de los caporales o filtramos nuestra palabra en sindicatos, siempre en limpios  afanes doctrinarios. Con eficacia milagrosa. Quién creyera que esta dama de la élite se transforma en una gaitana cuando se sube a la tribuna. Es fogosa.  Produce reverberos emocionales que desencadenan frenéticos circuitos de palpitaciones colectivas como respuesta al climax que desatan sus frases de candela. Nos gusta que sea ella la que haga apertura en las concentraciones públicas porque conoce el hilo secreto para arrancar delirios de las masas.

Esta hija del gran Aquilino Villegas es un fenómeno social. Pudiendo administrar sus caudales que no son pocos,o vivir en el sibaritismo  de los cocteles vespertinos, o exhibir sombreros de penacho airoso en matrimonios de postín, prefirió ser una comandante,  madrina de juventudes, recio  bastión de una derecha perpendicular.  Jamás pisó  la arena movediza de la lagartería, ni alquiló su independencia.  

Pilar Villegas es  sinónimo de lealtad. Su olfato fue tentado con sinecuras, le ofrecieron lentejas bien condimentadas, a sus oídos llegaron  los conciertos musicales del oceáno cuando golpea los acantilados, para que sirviera de  garrote en la política. Primero con José Restrepo y muerto éste  con Omar Yepes, ella ha sido una sirena de alboradas.

Pilar siempre fue una mujer grata. La anécdota que aquí se relata, es todo un tratado de elegancia espiritual. No de otra pasta podría ser quien porta  tan privilegiados abolengos.

La felonía signa la conducta de muchos pisaverdes que, sin votos propios,  llegan  al gobierno. Se creen unos reyezuelos autócratas dueños de vidas y haciendas. Se envanecen en su fugaz condición de satélites, descalificando al sol que los alumbra. Son unos ingratos, apenas unos detritus.

Personajes de la condición humana de Pilar Villegas y Guido Echeverri son una excepción en este país de Judas.