19 de junio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Rentabilidad social

18 de enero de 2013

octavio cardonaPara empezar debo hacer cita de una inversión del orden de 50.000 millones de pesos que se encuentra representada en el cable vía, la que ni en el corto plazo, ni en el mediano plazo y mucho me temo que ni si quiera en el largo plazo permita que INFIMANIZALES recupere los recursos allí invertidos. Más grave aún resulta el hecho que el sistema CABLE VIA requiera recursos anuales para sustentar su operación que al día de hoy son cercanos a los mil millones de pesos, es decir que INFI no solo no logra recuperar su inversión, sino que año a año debe seguir inyectando recursos a un sistema que por falta de pasajeros no será auto sostenible.

Mientras el sistema es insostenible, las góndolas giran y giran, muchísimas veces vacías por extensos periodos de tiempo, ello da pie para proponer que ante semejante inversión, que no procura rendimientos económicos, bien valdría la pena proponer que los menores de 12 años, que pertenezcan a los niveles 1 o 2 del sisben, así como los adultos mayores de 65 años en adelante, igualmente en sisben 1 o 2, puedan utilizar dicho servicio sin costo alguno, pues ello daría un rendimiento social que hoy no costaría nada proporcionar, pues al fin de cuentas, las góndolas giran y giran, con o sin pasajeros, pues lo que da vueltas realmente es el cable, no las góndolas, ellas giran por estar unidas, atadas al cable, así que si no hay pasajeros, no hay como parar las góndolas, estas no salen despachadas por el número de pasajeros, muchos o pocos, giran las mismas veces.   

Algo parecido ocurre con el estadio palogrande, el cual es un bien necesario, imprescindible, indispensable y si se quiere obligatorio, el cual no obstante su valor tan alto, no genera ninguna utilidad para la administración municipal, pues su principal razón de existir es el juego de un partido profesional cada ocho días o cada quince días. Ese escenario es utilizado de manera especial por el equipo profesional de futbol el cual paga un arrendamiento realmente simbólico por el bien inmueble, y además de ello, es objeto de exoneración de impuesto de espectáculos públicos, lo que se hace necesario para mantener la actividad en nuestra ciudad.

No se trata de pedir un aumento en el arrendamiento, no señores, pero si se trata de pedir que se utilice la capacidad real del estadio, mediante la entrega permanente de un espacio para que la alcaldía pueda convocar allí a los jóvenes estudiantes de esta ciudad en numero que bien podría ser de unos 5.000 jóvenes por partido, lo que en nada afectaría al equipo, pues la capacidad utilizada del estadio, por cada partido profesional, salvo en finales, es generalmente inferíos al 50% del aforo total, es decir unos 15.000 hinchas, quedando medio estadio vacio.

Llevar 5.000 gorriones al estadio cada ocho días, puede servir para que la administración convoque a los más jóvenes a una sana diversión, alejándolos de entornos en muchas ocasiones lesivos y dañinos; de la misma manera podría servir para incentivar a los mejores estudiantes de colegios públicos de la ciudad de Manizales; de paso habría que decir que este asunto serviría de gran manera para generar afición y para convocar la prensa nacional a un estadio que siempre se verá con buenos asistentes.
La presencia de 5.000 gorriones no afectaría en nada al equipo, pues se podría advertir que esa dispensa no funcione en juegos de finales o semifinales, pero si beneficiaría mucho a la ciudad, así lo que no da rendimientos económicos puede dar rendimientos sociales.   

El ecoparque los YARUMOS en definitiva no ha podido despegar en lo económico, y ello ocurre especialmente porque la oferta turística allí no es la más alta, lo que no quiere decir que la oferta ecológica y medioambiental sea despreciable, con lo cual puedo afirmar que sería bastante responsable analizar si lo adecuado con el ecoparque es convertirlo en lo que ha debido ser desde su apertura, un espacio natural para el relajamiento y el encuentro con la naturaleza, pero no un espacio de tipo comercial que debe dar recursos porque si o porque no.
Valdría la pena que se procurara un mayor compromiso ciudadano con este lugar, sin que ello implique costos para los visitantes, tal como ocurre hoy con el bosque popular el prado, lo que ha disparado los visitantes en ese lugar.

Otro escenario que podríamos incluir en este listado es el teatro los fundadores, hoy llamado centro de convenciones los fundadores, que es un espacio mal utilizado, el que solo se ocupa de manera ocasional para efectos de alguna charla, conferencia o reunión, y que por su utilización demanda unos costos por efectos de arrendamiento. Costos que no cubren el sostenimiento del centro de convenciones.

El teatro o centro de convenciones no puede y no debe ser demolido, pero si debe ser dinamizado, por lo que la propuesta es que allí se realicen de manera más activa, más permanente, más usual, presentaciones artísticas con cargo al instituto de cultura y turismo, o conferencias médicas de carácter preventivo con cargo a la secretaría de salud, o conferencias y charlas educativas con cargo a la secretaría de transito, dirigidas a públicos específicos.

Qué tal presentaciones artísticas para adultos mayores, para niños, para jóvenes, para mujeres, para los habitantes de determinado barrio o comuna. Que tal charlas en drogadicción, en enfermedades de transmisión sexual, en tabaquismo, en alcohol, en drogas, en enfermedades del corazón, etc. Qué tal charlas dirigidas a los conductores del servicio público, empresa por empresa, modalidad por modalidad, para conductores infractores, para motociclistas, etc.

La propuesta de utilizar más el teatro Los Fundadores y casi que de institucionalizar las charlas, películas y conferencias, tiene por propósito que un espacio tan generoso y tan bien organizado no sea utilizado de vez en cuando, buscando rendimientos económicos que ya sabemos que no llegaron, y por tanto su utilidad social bien podría compensar las ausencias económicas.

Igual ocurre con otros espacios e inversiones que desde lo público no cumplen mayor función y por ello deben reordenarse para que si no dan recursos económicos, que entonces den alegrías, den soluciones sociales, esa es mi propuesta.