25 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Prematuridad, tratar-se, elegir-se, capturar

8 de enero de 2013
8 de enero de 2013

osorio efraim

Los sufijos, agregados a nombres, adjetivos y verbos, forman sustantivos (nombres) que tienen relación directa con ellos, por ejemplo, de ‘basura’, ‘basurero’ (“Sitio en donde se amontona la basura”, Bogotá, verbigracia, el basurero mayor); de ´blanco’, ‘blancura’ (“cualidad de blanco”); y de ‘matar’, ‘matadura’ (“Llaga que se hace la bestia por el roce de la enjalma”). Pero esto no es caprichoso, hay en ello una lógica multisecular, que depende esencialmente de muchas causas, entre ellas, de los idiomas cuyas voces contribuyeron al léxico del castellano  (en nuestro caso) con las variaciones (afijos, por ejemplo) exigidas por el mismo idioma que las adoptó. Del latín ‘maturus-a-um’ proviene el adjetivo ‘maduro’, no ‘maturo’, porque el uso ‘sonorizó’ la ‘te’ convirtiéndola en ‘de’, incluso, según los expertos, en algunos textos latinos. De ahí se formó el nombre abstracto ‘madurez’ (“cualidad de maduro”).  No obstante, hacia el siglo XVIII se formaron ‘inmaturo’ (hoy anticuado, reemplazado por ‘inmaduro’) y ‘prematuro’ –“que todavía no está maduro”- (Corominas). Pero, como dato curioso, los diccionarios no asientan el adjetivo ‘premaduro’.   De Tatiana Quinchanegua leí esta oración: “Mamás no saben suficiente sobre prematurez” (Debes Saber, titular, ABC del bebé, 19/12/2012). ‘Prematuro’, en esta oración, se dice del niño “que nace antes del término de la gestación”; y la cualidad de ‘prematuro’, ‘prematuridad’ (del latín, ‘maturitas’), no ‘prematurez’. Aunque el sufijo ‘-ez’ le comunica la misma cualidad, se prefiere la desinencia ‘-idad’, quizás por el número de sílabas (cuatro) de que consta el adjetivo ‘prematuro’, razón por la cual decimos ‘vejez’ y ‘sensatez’ (de dos y tres sílabas sus adjetivos, respectivamente). Algunos adjetivos  terminados en ‘ado’, ‘ido’ hacen su sustantivo añadiendo ‘-ez’, verbigracia, de ‘pálido’, ‘palidez’; de ‘pesado’, ‘pesadez’. Otros toman el sufijo ‘-eza’, como ‘crudo’, que hace ‘crudeza’. No hay, por lo tanto, reglas fijas. Más bien, supongo, intervienen el uso y la eufonía. Sea de ello lo que fuere, no es ‘prematurez’ sino ‘prematuridad’. Aunque podría ser, por qué no, ‘premadurez’. ***

El columnista de El Tiempo, Cristian Valencia, cuya preparación académica ignoro, no sabe emplear el verbo pronominal ‘tratarse de’. Insisto en este tema, aunque ya lo he hecho más de una vez, porque aun ciertos Cedros del Líbano cometen el mismo pecado gramatical. Los ejemplos son los siguientes: “Cuando comprendí mejor de qué se trataban esos recortes…” (4/12/2012). “Sin un plan, como ese, que en pocas palabras se trata de un acuerdo social…” (18/12/2012). “Y la paz no se trata de una palomita pintada en la pared. Se trata de crear condiciones más justas para todos” (Ibídem). Los verbos ‘consistir’ y ‘ser’ deben reemplazar al pronominal ‘se trata’ en esas oraciones, así: “…en qué consistían esos recortes…”; “…que en pocas palabras es un acuerdo social…”; “…y la paz no es una palomita pintada en la pared. Consiste en crear condiciones…”. El porqué de esto es simple: El verbo ‘tratarse de’, además de ser pronominal, es impersonal, es decir, no admite sujeto. ***

Por el contrario, y siguiendo con los pronominales, el verbo ‘elegirse’ sí admite sujeto, el que no sólo ejerce la acción del verbo sino que, además, la recibe, razón por la cual está mal empleado en la siguiente oración condicional de la edición electrónica de la Revista Eje XXI: “Si Santos quiere reelegirse, debería anunciarlo antes de noviembre de 2013” (25/12/2012). Esta construcción sería correcta si el actual presidente de los colombianos, como cualquier dictador de los países vecinos, sus nuevos mejores amigos, luego de haber sido elegido democráticamente, quisiera seguir en el poder de cualquier manera, contra todo y contra todos. Pero esto no es así. Entonces, la frase correcta debe ser ésta: “Si Santos quiere (o aspira a) ser reelegido…”, o “si quiere que sus paisanos lo reelijan, deberá pronunciarse antes de noviembre de 2013”. Esto depende, ¡claro!, de Tanja, de Iván Márquez y de todos sus bien alimentados, gordos, cachazudos, cínicos  y alegres compinches de La Habana, Cuba. ***

No sé si serán las ganas de lucirse o, quizás, el esnobismo, lo que mueve a algunos escritores a echar mano de palabras que no significan lo que ellos quieren que signifique. Cayó en ello el ex vicepresidente Francisco Santos en las siguientes frases: “Allí, un sistema político capturado por los grandes intereses económicos, políticos…”; y “Las reformas tributaria y a la justicia muestra el grado de captura que tiene hoy nuestro Congreso, nuestra política….” (LA PATRIA, 27/12/2012). Ninguna de las acepciones que dan los diccionarios de ‘capturar’ se puede aplicar a nuestro sistema político, ni al Congreso, ni a la política en general. Ello es que dicho verbo significa “aprehender al delincuente que no se entrega voluntariamente” o “apoderarse de cualquier persona, animal o cosa que ofrezca resistencia”. Parece poco probable que los políticos y congresistas corrompidos ofrezcan alguna resistencia ante intereses económicos… ¿Entonces? ‘Comprometido’: “Un sistema político comprometido con (o por) los grandes interese económicos…”; “…muestran el grado de compromiso que tienen hoy nuestro Congreso…”. Así sí captamos su idea, don Francisco. ***

 

LA VEINTITRÉS: Ya descolgamos el almanaque del 2012. Y la enferma, de mal en peor. ¿Agonizará en el 2013?