15 de junio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Policía Nacional crea una ‘CIA’ contra la delincuencia común

14 de enero de 2013
14 de enero de 2013

La reducción en los asesinatos del año pasado –14.670 casos, frente a más de 15.000 en el 2011, la cifra más baja en más de 27 años– estuvo apalancada en una novedosa estrategia: concentrarse en la captura de los más peligrosos homicidas que seguían en libertad, bajo el entendido de que la mayor parte de esos crímenes los cometen personas que han matado antes. El año pasado, fueron capturados 7.700 homicidas, un 9 por ciento más que en el 2011. Varios de ellos llevaban prófugos varios años, y al menos un centenar estaban condenados por tres o más asesinatos.

Hace menos de un mes, el 14 de diciembre, cayó uno de los delincuentes más temidos de Medellín. Ese día, la Policía capturó en la vereda La María, en Itagüí, a Jorge Iván Restrepo Cadavid, alias la ‘Vaca’. Lo buscaban por 20 asesinatos, muchos de ellos por encargo de la ‘oficina de cobro’ de La Unión.

En pocas semanas, esa estrategia tendrá un refuerzo clave. En un moderno edificio construido en una de las sedes de la Policía en el norte de Bogotá empezará a funcionar la Central de Inteligencia para la Seguridad Ciudadana, que se dedicará 24 horas de los siete días de la semana a combatir a las bandas dedicadas a la delincuencia común, la que más afecta al colombiano de a pie. Es un proyecto que empezó a ‘cocinarse’ hace dos años y en el que se han invertido más de 5.000 horas de ingeniería y casi 18.000 millones de pesos.

El hurto en todas sus modalidades, los ataques sexuales, el homicidio y la estafa son los delitos que, en principio, ocuparán a esos policías, cuya principal herramienta será una central de al menos 300 computadores conectados a todo el país. La Policía tiene detectadas 464 bandas dedicadas al delito común, que serán el ‘blanco estratégico’ de la nueva Central de Inteligencia.

El agente a cargo de cada cuadrante de vigilancia estará conectado con esa central, y a su vez debe alimentar la base de datos con reportes de los fenómenos delictivos en su zona. Así se logrará información en tiempo real para ajustar las estrategias de seguridad y se podrá detectar rápidamente cuáles modalidades delictivas se reproducen en diferentes zonas.

“Hasta hace una década la preocupación de los colombianos estaba enfocada en el narcotráfico en gran escala, en el narcoterrorismo. Como esto se ha venido superando, hoy en día los colombianos tienen otras expectativas y necesidades en materia de seguridad ciudadana”, dice el general José Roberto León Riaño, director de la Policía. El FBI asesora a los colombianos en la estrategia contra los estafadores, especialmente contra los que se mueven en la web.
Con la información de esa Central de Inteligencia, otro grupo de policías se debe encargar de recaudar las pruebas que garanticen que las capturas de los delincuentes comunes terminarán en largas condenas.

“Esas nuevas estrategias frente al crimen son necesarias –dice Jorge Restrepo, director del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos, Cerac– (…). Pero se necesita que la Fiscalía esté sintonizada y logre las condenas, porque de lo contrario estará en riesgo el esfuerzo y se pondrá a prueba la confianza de la ciudadanía”.