1 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Obama le habla a Colombia

23 de enero de 2013
23 de enero de 2013

En esa parte, por ejemplo, en donde Obama le dice al pueblo estadounidense que “la seguridad y la paz duraderas no requieren de una guerra perpetua”, bien podría caber en los labios de Santos o de Iván Márquez, incluso, más preciso, diciendo que la seguridad democrática que se pregonaba en la administración anterior no requiere de una guerra perpetua como muchos de los fieles seguidores de Uribe consideran.

A juicio del vecino de Tocancipá, su llamado a la diplomacia para resolver los problemas, también casa en nuestra coyuntura de hoy frente al problema con Nicaragua, pues, no es desconociendo el fallo de la Haya ni convirtiendo el  asunto en discurso político de consumo local como podrían limarse las diferencias.

Otras reflexiones del tintero de Quintero

Las coincidencias del discurso de posesión del gobernante más poderoso del planeta, se extienden también al campo económico:

El presidente Santos hace llamar a su gobierno… el de la prosperidad y, en ese aspecto, Obama le dice al mundo: “La prosperidad debe residir en los amplios hombros de una clase media creciente”.

No es precisamente ese propósito lo que inspiró la reciente reforma tributaria en Colombia en la que, a contraprestación de un alivio al capital, lo que hace es castigar los hombros de esa clase media haciéndola, por el contrario, cada vez más decreciente en Colombia.

A principios de año, es usual que se conozcan los balances de todos los sectores que conforman la sociedad nacional. En un país, en donde más de la mitad de la población es pobre de verdad, y muchos de ellos pobres de lástima, no tiene presentación que el sector financiero declare utilidades por cerca de 8 billones de pesos en un solo ejercicio: algo tiene que andar mal y Obama lo dice:

“No puede tener éxito (una nación) cuando a un reducido grupo le va muy bien, mientras el resto apenas puede arreglárselas”.

Cortes deciden suerte de congresistas

Las altas cortes se aprestan a celebrar audiencias y decidir si mantienen o no las credenciales de parlamentarios activos y  empapelan a algunos ex congresistas.

Las decisiones empezaron a considerarse el martes, desde las nueve de la mañana, en sala plena del Consejo de Estado, informó el periodista Juan Carlos Martínez, de [email protected]

Los demandados son el representante Eduardo José Castañeda Murillo; el senador Eduardo Carlos Merlano Morales; exsenador Rodrigo Lara Restrepo; el exsenador Iván Moreno Rojas;el senador Bernabé Celis Carrillo; el representante Óscar de Jesús Marín; el representante Rafael Romero Piñeros; el senador, Plinio Olano Becerra y el representante Jaime Alonso Vásquez Bustamante.

La corporación judicial confirmó que el martes 29 de enero se desarrollará la audiencia de pérdida de la credencial del senador, Roy Barreras Montealegre, presidente del Congreso.

El Consejo de Estado tenía prevista para el martes, igualmente, la elección de presidente y vicepresidente y de los magistrados para ocupar las vacantes que dejaron María Nohemí Hernández Pinzón, Ruth Stella Correa Palacio y Enrique José Arboleda.

Se mueve nómina de embajadores

Doña Clemencia Forero Ucrós –hija del añorado escritor, periodista y parlamentario cundinamarqués Abelardo Forero Benavides–  acaba de ser trasladada de la embajada de Canadá a la de Australia.

En la legación en territorio australiano sucederá a Diego Betancur Alvarez, el único hijo varón del ex presidente Belisario Betancur.

A su turno, el vallecaucano  Nicolás Lloreda, actual agregado en la misión diplomática de Colombia en los Estados Unidos, fue designado  nuevo embajador en Canadá, en reemplazo de la señora Forero.

De su ilustre padre se recuerda que en su época de Ministro de Gobierno del presidente Misael Pastrana, cuando sus colegas le reclamaban porque salían pocas chivas de su cartera, el “doctor Abe” respondía: “Es que la paz no es noticia, queridos amigos”.

Vuelve “El Fiscal Expedito”

“Viendo noticieros de televisión o escuchando los de radio, uno puede tener fácilmente la impresión de que los máximos voceros de lo que llamamos Estado, es decir el Presidente  Santos y el ministro Carrillo, del Interior, o no saben qué es la búsqueda de la paz en un país con más de sesenta años de violencia y de guerra o que ellos quieren decir simplemente  que eso de  la paz solo puede interesarles si el contrario se da por vencido o se rinde.

Negar rotundamente la posibilidad de una Asamblea Constituyente es cerrar puertas a sabiendas de que nuestra Carta Magna no fue redactada justamente pensándose en la posibilidad de que se negociara la paz entre dos fuerzas eque tienen ideas muy diferentes y casi siempre opuestas sobre lo que debe ser el Gobierno y el Estado.

Mejor sería hablar de que podrían hacerse las reformas necesarias  para que se ajusten las normas que satisfagan a las partes –Farc y Gobierno– en temas tan especiales  como el agrario, la tenencia, explotación y tributos de tierras y el social en general.

Decir ni se piense en una constituyente abiertamente es admitir que se está soñando de manera arrogante con lo imposible. La victoria sobre la paz en los presupuestos del contendor. Es hablar de despropósitos ajenos al bien común deseado”. (Fiscal Expedito).

Tolón tilín

Redondeamos El Campanario con dos carambolas mentales de don Federico Villegas: 1) El hombre no sabe, ni aprende nada; vive preguntando la hora; qué día es; la fecha; si irá a llover; si lo quieren y dónde ponen las garzas. 2) Ningún hombre teme contagiarse de los microbios que tiene el dinero.