7 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Nuevo contrato con Cerro Matoso no resuelve las graves denuncias efectuadas por distintos sectores

21 de enero de 2013
21 de enero de 2013

El Comité para la Defensa del Interés Público en Cerro Matoso, integrado por los Senadores Nora García Burgos, Daira Galvis Méndez, Maritza Martínez Aristizábal, Jorge Enrique Robledo y Bernardo Elías; el Representante a la Cámara David Barguil Assís, entre otros, se mostró en desacuerdo con las afirmaciones del gobierno nacional según las cuales la renegociación del contrato de Cerro Matoso fue un éxito para el país, de acuerdo con las siguientes verdades:

Prórroga del contrato: El contrato 051, demandado en acción popular por ilegal y leonino, terminaba en 2029, pero se prorrogó hasta el 2044, con la posibilidad de prorrogarse de nuevo hasta el 2064, con lo que BHP Billiton Cerro Matoso podrá quedarse con la mina hasta su agotamiento.

Reversión de los activos: El gobierno renunció a la reversión de los equipos que el 051 ordenaba hacer en octubre pasado y, por su uso, Cerro Matoso pagará apenas un uno por ciento adicional de regalías, y una prima de servicios de 20 millones de dólares ($36.000 millones), lo que equivale a 2.250 millones de pesos anuales. Si se toman las regalías de 2011 y el promedio anual de la prima, el valor de estas compensaciones sería de 12.640 millones de pesos al año, cifra que se pagaría por la explotación de activos valorados en 1,3 billones de pesos, lo que da una rentabilidad de apenas el 0,8%. En el mercado inmobiliario la rentabilidad más baja de los arrendamientos es del 4%, por lo que la Nación debería recibir cerca de 53.400 millones de pesos por el uso de los activos, 41 mil millones más de lo pactado en la renegociación. Además, el punto adicional de regalías es deducible del impuesto de renta, lo que genera un costo fiscal de 3.500 millones de pesos.

Lo único cierto sobre regalías es que aumentarán del 12% al 13%. Porque para que lleguen al supuesto 14 por ciento –cosa que podría no ocurrir–, la empresa debe aumentar su “capacidad de procesamiento”. Con esta advertencia: el contrato no aclara qué quiere decir “capacidad de procesamiento”, término que es bien distinto al aumento de la producción.

Menos “inversión social”: Según Cerro Matoso, sus fundaciones han invertido 7.200 millones de pesos al año en “programas de responsabilidad social”. Y con la renegociación, la empresa se comprometió a invertir 5.200 millones de pesos anuales en “inversión social”. Esos recursos, por lo demás, generan deducciones en el impuesto de renta.

Sobre los graves problemas de salud en la zona: la multinacional apenas quedó obligada a hacer un estudio para ver si la operación de la mina causa enfermedades.

Nada en lo ambiental: ha denunciado la Contraloría que Cerro Matoso seguirá explotando la mina sin licencia ambiental, pues el permiso con el que cuenta –de acuerdo con una norma de 1974–, está bien lejos de ser una licencia ambiental de las que ordena la Ley 99 de 1993, a la que la empresa tiene la obligación de adaptarse.

Canon superficiario inferior al legal: En el 97% del tiempo de duración del contrato –hasta 2044–, Cerro Matoso pagará un canon superficiario de 9.000 pesos por hectárea, mientras que el Código de Minas lo ordena de 19.000, más del doble. Cabe agregar que se pacta que el canon se ajustará según un índice que favorece a la trasnacional.

Prórroga de la exploración: El período de exploración, que era de 16 años, se prorrogó por 5 años más, para un total de 21. En el Código de Minas, la exploración puede durar máximo 5 años.

Mal en lo laboral: El nuevo contrato no incluyó normas contra la tercerización y tampoco obligó a Cerro Matoso a pagar el aporte que la ley exige para actividades de alto riesgo.

Riesgo de evasión de impuestos y regalías: El gobierno autorizó a BHP Billiton a subcontratar con sus empresas el procesamiento del mineral que obtenga mediante la tecnología de la lixiviación. Aunque se establecieron algunos controles, lo acordado deja abierta la puerta para elevar los costos operacionales de manera ficticia y pagar menos impuestos y regalías.

Deuda de 63 mil millones sigue pendiente: A pesar de que la Contraloría demostró que Cerro Matoso le debe al Estado 63 mil millones de pesos por indebida liquidación de regalías, el nuevo contrato certifica que Cerro Matoso está al día con sus obligaciones.

Los miembros del Comité afirmaron que estos argumentos se le entregarán al juez de conocimiento de la acción popular que presentaron contra el contrato 051 con Cerro Matoso; igualmente solicitarán al Procurador y a la Contralora que investiguen esta prórroga, y citarán al Ministro de Minas al Senado y a la Cámara de Representantes.

En el anexo se adjunta un análisis detallado del nuevo contrato suscrito entre el gobierno nacional y la BHP Billiton, la trasnacional propietaria de El Cerrejón.