12 de junio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Medidas para evitar incendios forestales

4 de enero de 2013
4 de enero de 2013

Los incendios se presentaron en la localidad de San Cristóbal, Santa Fe y una más en la Calera,

Dentro de las recomendaciones hechas a la comunidad a la hora de visitar los cerros de la ciudad están: no dejar elementos como vidrios, papel aluminio, cerillas, colillas de cigarrillo; no realizar fogatas o actividades que impliquen generación de combustión; mantener sin residuos orgánicos los espacios abiertos; no realizar quema de basura en zonas verdes, bosques, reservas forestales ni lotes, tampoco quemar residuos vegetales; cuidar las actividades que realizan los menores de edad en zonas perimetrales a las áreas naturales.

Los organismos de socorro piden a la ciudadanía estar alerta ante cualquier indicio de conflagración y dar aviso inmediato en la línea 123. Mientras hacen presencia las autoridades, los ciudadanos pueden emplear herramientas como palas o azadones para tratar de controlar las llamas, siempre y cuando estén en la etapa inicial,  también pueden cubrir la zona con tierra o agua.

Si está en una zona de riesgo frente al incendio en curso, evacúe, ubíquese en un lugar seguro y permanezca allí hasta que las autoridades lo indiquen; límite el acceso de animales a las áreas quemadas; las autoridades le avisarán si el fuego ya se ha extinguido.

Para estas mujeres la paz de Colombia no se construye con una mesa de diálogo en Oslo –Noruega- o en La Habana –Cuba-. Ni con una marcha. Ni con una paloma blanca en la solapa, ni con millones de pañuelos blancos. “Lo que se requiere es un cambio de actitud de la sociedad civil urbana y rural, que le cierre la puerta a los violentos y la violencia.

“Hemos sufrido por años la muerte de nuestros seres queridos: esposos, padres, hermanos, novios, primos, tíos y abuelos. La paz de Colombia tiene unos dolientes. Esos dolientes somos las mujeres. Hoy, demandamos del Gobierno y de la comunidad internacional el rescate del ser humano y del campo, como eje de una paz definitiva”, manifiestan.

En la alborada del 2013, la paz tiene futuro en Colombia gracias a la mujer. Una respuesta a este esfuerzo -que ha trascendido su corazón y su alma- demanda más que nunca hoy, una respuesta de las FARC a partir de la entrega de todos los secuestrados, el cese de la violencia y la aceptación de una salida negociada al conflicto armado. Este género defiende una bandera: “si la paz es un deber personal y social, por eso mismo tiene que ser posible. Esta alcance. Hay que conquistarla. Las mujeres hemos sembrado la semilla. Es tiempo de la consecha”