20 de junio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Matrícula oficial está cayendo por casos de estudiantes inexistentes

18 de enero de 2013
18 de enero de 2013

Según la Ministra de Educación, María Fernanda Campo, las auditorías realizadas el año pasado a 94 secretarías de Educación evidenciaron que está cayendo la matrícula oficial y que no se está copando la capacidad de los planteles educativos. La funcionaria aclaró, sin embargo, que esta tendencia no obedece a fenómenos de deserción escolar, sino a casos de estudiantes inexistentes.

Aunque no reveló el número de «estudiantes fantasma» que se han encontrado en este nuevo proceso de auditoría a la matrícula y a la planta docente (en el 2011 se hallaron 130.000 en 15 entidades territoriales, a las cuales se les descontaron 250.000 millones de pesos) y en la depuración que vienen realizando los entes territoriales a sus sistemas de información de matrícula, sí anunció que se cotejarán los resultados de ambos procesos, los cuales dará a conocer a finales de febrero.

«La obligación de los entes territoriales es copar la infraestructura oficial, y una vez se hace, se contrata con terceros la atención de los niños y jóvenes que no puedan ser atendidos en ella… Hemos observado que en muchas entidades territoriales se redujo la contratación con privados, pues se dieron cuenta de que no la necesitaban y el servicio educativo no se puede pagar dos veces», dijo la funcionaria.

Añadió que la Procuraduría ya sancionó a dos exgobernadores y a siete exalcaldes por los hallazgos de las auditorías al sistema educativo hechas por el Ministerio, y que la Contraloría ya abrió juicio fiscal por 190.000 millones de pesos a 15 exmandatarios.

El año pasado cerca de 264.200 millones de pesos fueron girados por el Estado para pagar el estudio de 145.518 niños fantasma, 18.801 niños desertores y 262 alumnos fallecidos, según un informe de auditorías realizadas por la Contraloría General a 68 entidades territoriales en el primer semestre del 2012.

En esas auditorías realizadas por el ente de control se constató, además, que se pagó dos veces por 46.742 alumnos y por 17.659 se canceló un valor mayor al pactado en la canasta educativa. Estas cifras corresponden a estudiantes cuya atención fue contratada con particulares.