15 de junio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Más seguridad

3 de enero de 2013

Las estrategias que según Pinzón han sido exitosas para reducirle capacidad de acción a los grupos terroristas, son el aumento del pie de fuerza, que hacia el año 2014 será de 20 mil hombres más en la Policía y 5 mil más en el Ejército; y habrá más inversión en recursos especiales en tecnología y movilidad, para fortalecer la defensa de los ciudadanos.

La tranquilidad en las calles de las ciudades y pueblos, y en el campo, sumada a la seguridad de los ciudadanos en todas partes, es una deuda que el Gobierno tiene hace mucho tiempo con los colombianos.

El panorama urbano es sombrío con el incremento de los hurtos comunes, los robos de celulares y automóviles, los atracos y fleteos, y las balaceras frecuentes entre grupos delincuenciales que se disputan el microtráfico y las rutas para exportar drogas, de manera que los anuncios del ministro de Defensa son una ráfaga de aire fresco porque por primera vez se establecen prioridades concretas de inversión y planificación integral de la lucha contra la delincuencia.

El ministro presentó en Cali datos sobre la disminución del número de homicidios en 2012 y reportó golpes duros a las estructuras del narcotráfico y al terrorismo.

Tales estadísticas refuerzan la percepción de que la seguridad está en camino de mejorar, y es de esperar que las estrategias enmarcadas dentro de la política de seguridad ciudadana sirvan para combatir los delitos que más frecuentemente perjudican a los colombianos.

Hay que resaltar el énfasis que se hace en la lucha contra el robo de celulares, que además de los perjuicios económicos, es una de las causas más comunes de homicidios. Y sobre todo, el propósito de combatir las bandas que se dedican al microtráfico de estupefacientes, generadoras de todas las modalidades delictivas.

Otro de los problemas que promete solucionar el Gobierno es el de los tiempos largos de respuesta de la fuerza pública a los requerimientos de la ciudadanía, para lo cual se van a adquirir más de 1.200 equipos de comunicación y helicópteros adicionales.

Todo este esfuerzo presupuestal y operativo de la Policía puede ayudar muchísimo a consolidar la seguridad en las ciudades colombianas, hoy asediadas por la delincuencia y el crimen organizado, pero la Policía debe también incrementar los esfuerzos que ya hace para suscitar el espíritu de colaboración en la ciudadanía, acercándose con criterio más allá de las obligaciones represivas para respaldar a cada habitante del país en la defensa de su vida y sus bienes. Su estrategia de los cuadrantes es un muy buen comienzo que aún debe consolidarse.

No hay mejor red contra el delito que una mayoría de colombianos dispuestos a no permitir que las calles de nuestras ciudades se conviertan en lugares de muerte y despojo, y cada ciudadano debe interiorizar su propia responsabilidad para evitarlo al colaborar activamente con las autoridades.

El Universal/Cartagena