19 de junio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La desaceleración económica

14 de enero de 2013

Los sectores que más se deprimieron son el de construcción con un decrecimiento del 13.5% y explotación de minas y canteras con 1.2%, frente al trimestre anterior. En Bogotá, que representa aproximadamente la cuarta parte del PIB Colombiano, la producción cayó 4.9%, con una caída del 0.8 en el empleo de la ciudad. Mientras que en Medellín y su área metropolitana, la segunda ciudad más industrializada del país, ésta creció 9.6%, lo que representó un aumento del empleo de 1%. La caída en la producción de Bogotá es explicable pues las empresas se están mudando a otras zonas del país buscando mejores condiciones como beneficios tributarios.

El buen desempeño de la producción en Medellín, se debe en especial al crecimiento de las manufacturas, siendo estas, la cuarta parte del total nacional de dichas exportaciones. La política a seguir debe tener en cuenta estas diferencias. Mientras que en Medellín, que se posiciona como polo de empleo en el país, hay que cuidar el crecimiento de la población y revisar que el desarrollo urbano no siga de forma tan desordenado, en Bogotá hay que replantear las políticas para evitar la fuga de industrias y al mismo tiempo detener el desempleo.

En lo corrido del año las exportaciones crecieron en 2.5% frente a una cifra superior al 11% en el 2011, evidencia de que la crisis económica mundial ha afectado negativamente el comercio exterior del país. La importaciones afortunadamente crecieron en menor porcentaje, 8.8%, frente al 21.5% de 2011; sin embargo, es una muestra de un menor dinamismo en la demanda interna.

Según el DANE, las importaciones de productos de refinación de petróleo crecieron en 60.74% mientras que las exportaciones decrecieron en un 5.68%. Los sectores de frutas y productos lácteos presentaron crecimiento de las importaciones de 16,12% mientras que sus exportaciones presentaron un decrecimiento de 12,57 %. La balanza comercial de productos de cuero continua siendo superavitaria, sin embargo las exportaciones presentaron un crecimiento negativo del 5.61% mientras que las importaciones presentaron un crecimiento positivo de 4.56%. Frente a los productos de refinería de azúcar, azúcar y trapiches, la balanza también es superavitaria, pero mientras sus importaciones crecieron en 56.24% sus exportaciones crecieron apenas en un 4.61%.

La inversión en los sectores de construcción y minero energético han disminuido por problema de licencias ambientales y problemas de inseguridad.

Estados Unidos sigue siendo nuestro principal socio comercial. Según el DANE, a octubre de 2012 el 32.7% de las exportaciones tenían como destino ese país y aunque allá ya fue aprobado el plan para reducir el hueco fiscal preocupan varios elementos.

El recaudo de impuestos no será lo que esperaban los estadounidenses pues los estos no aumentaron y el país americano ya llegó al techo de endeudamiento aprobado por el Congreso; aunque el Tesoro adopto unas medidas que les permitirán cumplir con sus obligaciones por los próximos 2 meses todavía no se sabe qué pasara después.

Lo claro es que si no se llega a un acuerdo para finales de febrero, los departamentos y agencias de gobierno tendrán que hacer recortes en sus presupuestos de entre 8 y 10%, si esto llega pasar podría darse una nueva recesión y podría afectar seriamente no solo la economía estadounidense sino también el resto de economías del mundo en especial de aquellos que como la nuestra depende fuertemente de las compras de ese país.

José Darío Salazar
Senador de la República