12 de junio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Gastos escolares Vs pagos estatales

18 de enero de 2013

Como resulta inexplicable que las responsabilidades escolares compitan con los estatales, hemos propuesto a mandatarios locales que modifiquen sus programaciones de pago con rebaja. Los concejos y asambleas pueden apoyar con el control a estas decisiones, con el fin de garantizar que el flujo de dinero doméstico destinado a necesidades inaplazables como las estudiantiles, no se vea afectado por las sumas que cada familia debe destinar a los fiscos territoriales.

Habrá quien considere que el cambio de las fechas tributarias afecta el programa anualizado de caja, es decir la disponibilidad efectiva de dinero en cada departamento, municipio o distrito, pero ello es compatible con una buena previsión contractual de pagos y con la diferenciación de fuentes, pues además de los impuestos existen recursos de las transferencias nacionales y los excedentes de vigencias anteriores que no fueron comprometidos. En palabras sencillas, hay con qué financiar los meses iniciales de funcionamiento e inversión del Estado, mientras se da espera a que los hogares atiendan sus primeras obligaciones del año.

También puede surgir el interrogante acerca de cuál es la razón para aplazar cubrimiento de las deudas frente a la Administración, cuando son de interés general. Al respecto es de señalar que no se trata de un aplazamiento indiscriminado, sino de uno temporal y de parte de los ingresos públicos. Además, los derechos de los niños, niñas y adolescentes deben ser protegidos de forma concurrente entre el Estado, la sociedad y la familia, justificación suficiente para que la cancelación de impuestos tenga vencimientos acordes con las obligaciones educativas.

De otra parte, una buena planeación de las finanzas gubernamentales no es solamente aquella que mira hacia adentro de las entidades, sino la que entiende la economía de la sociedad y la armoniza con sus deberes de aportar recursos a las instituciones oficiales.

En síntesis, los calendarios tributarios están llamados a revisarse, para que no pongan a competir los gastos escolares con los pagos estatales».

Carlos Baena
Senador de la República