7 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

FRAY RODIN Y BARACK OBAMA

23 de enero de 2013

fray rodinAlguien dijo alguna vez que en las elecciones para elegir al presidente de los Estados Unidos nos deberían dejar votar a los ciudadanos de todo el hemisferio. Es tal su poderío y su influencia que de alguna manera nos sentimos gobernados o dependientes de sus decisiones e inmersos en sus errores o en sus aciertos. Es un paradigma para la denominada civilización occidental y Washington es un vaticano desde donde se bendice o se anatemiza, se alaba o se condena. Por algo se  denomina a los Estados Unidos como el Gran Policía del Universo.

La ceremonia de posesión propiamente dicha se prolongó por una hora y media. Pero las festividades fueron de todo el día y terminaron con dos bailes tradicionales y de gala, a los que asistieron la flor y nata de los capitalistas americanos, aportantes a la campaña electoral de Barack Hussein, auncuando también hubo foforros populares. No olvidemos que la población negra y los inmigrantes cubanos y del resto del mundo, fueron los electores decisorios de Obama. Y ellos aportaron la salsa y el folclor de sus países, máxime cuando en su discurso les prometió  Obama buscar solución para los indocumentados de éstas comunidades que se calculan en unos doce millones.

Obama volvió a demostrar  sus virtudes oratorias y el perfecto manejo del telepronter. Fué un rosario de frases muy bien hiladas, con un brillante corte literario, que entendimos en lo esencial, a pesar de la traducción al español que  careció de fidelidad y que a veces se mostraba  como inconexa. Para mi humilde discernimiento, estuvo mejor que el de su primera posesión. Más realista y más esperanzador. Clarísimo que menos conciliador. Lo que se desprende de su texto, es que aspira a que su país ponga en práctica los principios liberales modernos. Cero discriminación a las minorías, respuestas efectivas a las amenazas del cambio climático- que los republicanos insisten en negar- veto a la venta indiscrimanada de armas que tantas tragedias ocasionan a su sociedad y apoyo y defensa de los sistemas democráticos. Que, yo agregaría, son solo aquellos que los Estados Unidos definen y consideran, sin apelación, como tales.No hubo alusión a la lucha contra el narcotráfico, ni a Guantánamo, ni a Latinoamérica en especial. Pero su discurso gustó y fué aplaudido y vitoreado continuamente por el millón de asistentes que colmaron el denominado «mall» de la ciudad de Washington.

Obama y su familia, se roban nuestras simpatías. Bien puestas su mujer Michelle y sus hijas Malia y Sasha. Esta última, la pequeña, muy espontánea. Sus bostezos indican la indiferencia y el cansancio de las nuevas generaciones por el protocolo y las ceremonias. Y al Presidente se le vió natural, relajado, sin compliques, pero con cierto aura de indesconocible elegancia. A mí me gusta más éste Obama que el de hace cuatro años. En su rostro y en sus actitudes no refleja el cansancio que conlleva el ejercicio del poder. Para ejemplo, los mandatarios colombianos, que terminan con su cabeza cana y ajados por el trajín. Está listo para la maratón que se le espera. Y los grandes desafíos que tendrá que asumir si quiere que su país se recomponga  asolado por la crisis económica, sus grandes corruptelas de financistas y banqueros, matanzas indiscriminadas, guerras internacionales, drogadicción, otra vez Guantámano y la violación de los derechos humanos  y tantos y tantos males que carcomen su sociedad en la que confluyen las miradas del universo entero.

Otrosí: la presencia oficial del párroco episcopal de la iglesia donde se congregan Obama y su familia , Luis León , y su invocación a Dios, es muestra de lo que debe ser el verdadero pluralismo. Respeto por las creencias ajenas. Hasta el momento nadie ha protestado por las oraciones. Lección para los  comecuras colombianos. Y lo del poeta, me parece que fué invitado mas por homosexual que  por poeta. En general los poemas de ocasión o de circunstancia, salen bastante malitos.