28 de julio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El desplazamiento forzado es una situación de dolor a la cual nunca nos acostumbraremos

18 de enero de 2013
18 de enero de 2013

 

No es posible que ante estas graves denuncias estemos dejando de lado los derechos de ésta población que se encuentra en peligro. La guerra entre las bandas criminales de Los Rastrojos y Los Urabeños, que se disputan el control de varios corregimientos, deja una cifra lamentable de 903 personas desplazadas, casi la mitad son niños, niñas y adolescentes que nada tienen que ver en este drama, es una emergencia humanitaria, afirmó el Vicepresidente tras conocer el comunicado de prensa de la Defensoría del Pueblo.

Así mismo, reiteró que los derechos de los niños y niñas priman sobre los demás y que los Alcaldes y Gobernadores deben incluir en sus planes de desarrollo, conforme lo establece la Ley de Infancia y Adolescencia, políticas especiales que garanticen la vida e integridad física, moral y psicológica de los menores de edad.

El Vicepresidente le pide a la población que no tema en denunciar, ante las exigencias que hacen estas bandas criminales no hay porque doblegarse ni acostumbrarse. Aseguró que es una situación muy dolorosa que además implica graves situaciones sanitarias por el hacinamiento de las personas en los albergues. El Vicepresidente recalcó una vez más que no nos podemos volver prisioneros del miedo que nos quieren imponer los grupos armados ilegales.

Finalizó diciendo que el Gobierno no retrocederá en su política y que por el contrario va a ser más duro con los victimarios. Por eso, hizo un llamado a las autoridades para que contrarresten a las bandas criminales que se disputan el territorio, y pidió, tanto a la justicia civil mostrar prontos resultados sobre las investigaciones que se adelantan, como a las autoridades Militares y de Policía redoblar las acciones contra las actividades criminales de los grupos armados ilegales.