26 de julio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Condenados cabecillas del frente 51 de las FARC por secuestro

30 de enero de 2013
30 de enero de 2013

El Juez Primero Penal Especializado del circuito de Villavicencio emitió sentencia contra Sandro Alberto Campos Villalba, alias Ingeniero, a 44 años y seis meses de prisión por secuestro extorsivo agravado y hurto calificado agravado. En la misma decisión, Neil Rusel Garay González, alias El Indio o Flaco, recibió una pena de 43 años y 4 meses por secuestro extorsivo agravado.

Los hechos investigados por la Fiscalía ocurrieron el 27 de junio de 2007 cuando los procesados contactaron a Alberto Andrés Martínez Valderrama para ofrecerle un contrato de reforestación en el departamento del Huila. La víctima se trasladó con los plagiarios a Bogotá en un vehículo prestado por su hermana. En el trayecto los interceptaron dos hombres del frente 51 de las FARC, que los llevaron a una finca en el municipio de Cabrera (Cundinamarca) y allí quedó retenido.

Más tarde, hablaron con el padre de Martínez, a quien le exigieron 500 millones de pesos por el rescate de su hijo. Los familiares negociaron con los secuestradores y les entregaron una fuerte suma de dinero a cambio de la libertad para el secuestrado. Jamás lo devolvieron. Informes de inteligencia del Gaula indican que el vehículo fue recuperado en febrero de 2012 en Bogotá, pues Sandro Campos lo vendió en 10 millones de pesos.

Neil Rusel Garay, sindicado como el segundo jefe del frente 51 de las FARC, fue capturado en septiembre de 2011 en operativo conjunto desarrollado por la Fuerza Aérea, la Policía, el Gaula y el Ejército en la vereda Peñas Blancas, del municipio de Cabrera (Cundinamarca), mientras que Sandro Alberto Campos fue aprehendido el 22 de diciembre de 2011 por agentes del Gaula en Bogotá.

El 24 de septiembre de 2012, los dos hombres aceptaron los cargos y Neil Rusel está detenido en la Penitenciaría Central de Colombia La Picota mientras que Campos está privado de la libertad en la cárcel de Villavicencio.