26 de septiembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Columnistas de EJE 21

16 de enero de 2013
16 de enero de 2013

Traemos la primera tanda de un listado de cosas a las que hay que darles espera en el almanaque que nos estrenamos hace 16 días:

Una: A la reelección presidencial de Juan Manuel Santos. Según la Registraduría, tiene plazo hasta noviembre para tomar la decisión de buscarla, pero él se propone anunciarla en junio o julio.

Dos: A la organización del aparato oposicionista que montará el ex presidente Uribe desde el “Puro Centro Democrático” para tratar de atajar el segundo mandato consecutivo de Santos. Incluirá emisora propia.

Tres: A la posible visita del papa Benedicto XVI a Colombia, si la salud y la agenda del Pontífice lo permiten.

Cuatro: A la canonización de la beata Laura Montoya, la primera santa colombiana. Será entre febrero y mayo, según fuentes vaticanas. Se prevé para ese día una Plaza de San Pedro con nutrida asistencia de compatriotas portando la bandera tricolor.

Cinco: A los juicios a los ex ministros Arias Leyva, Pretelt de la Vega y Palacio Betancur y demás miembros del Sanedrín uribista.

La segunda tanda de expectativas

Seis: A las posibles candidaturas presidenciales de Sergio Fajardo, Gustavo Petro,  Germán Vargas y Alejandro Ordóñez.

Siete: A ver si cuajan o no las candidaturas presidenciales del caldense Oscar Iván Zuluaga y del romosinuano José Félix Lafaurie.

Ocho: A ver si por fin despega la mega-obra de construcción del Metro de la sabana de Bogotá.

Nueve: A ver si finalmente Colombia clasifica al mundial de fútbol de 2014, en Brasil.

Diez: A ver si prosperan las negociaciones de paz, en Cuba, entre el gobierno de Colombia y las Farc, en las que el presidente Santos ha logrado interesar al ex presidente norteamericano y nobel de Paz Jimmy Carter.

La tercera parte

Once: A los esfuerzos por recuperar sus inversiones millonarias en Interbolsa. (Parece que toda esa platica se embolató). El liquidador es el ex gobernador caldense Pablo Muñoz Gómez.

Doce: A ver si se decide la suerte de los secuestrados por las Farc cuya tenencia en su poder niega la desueta guerrilla colombiana.

Trece: A ver cómo Colombia pierde un “jurgo” de plata pagando unos abogados ingleses carísimos, interponiendo en La Haya un recurso estéril frente a un fallo que es inapelable.

Catorce: A ver si el Consejo de Estado sostiene en el cargo a Guido Echeverri Piedrahita o motiva con un fallo adverso la convocatoria de elecciones atípicas de nuevo gobernador de Caldas.

Otros asuntos en sala de espera

También hay que darle tiempo a la devolución de tierras… A la solución de la crisis de la industria cafetera… A otra intentona para reformar la Justicia… A ver cuál será el compañero de fórmula de Santos… Si subsisten en la política el Partido de la U y la Unidad Nacional… Al regreso de Millonarios y Santa Fe a la Copa Libertadores Y a la consolidación del colombiano Falcao (que tendrá nuevo club en junio) entre los tres futbolistas más grandes del mundo

Todo es cuestión de tiempo o, dicho de otra manera, hay que darle tiempo al tiempo.

A pagar impuesto por ver TV

La página digital del colega Juan Carlos Martínez había alertado en noviembre sobre un antipático ”miquito” que se le había colgado a la Reforma Tributaria.

Se trataba de un artículo colado subrepticiamente en el proyecto que gravaría con un impuesto el ver televisión por fuera de la casa, copiado del modelo alcabalero de Sayco.

El director de la DIAN, Juan Ricardo Ortega, lo negó. El senador Jorge Hernando Pedraza, la fuente de la noticia, advirtió del gravamen a la pantalla.

El viernes pasado la DIAN confirmó que cerca de 120 mil establecimientos comerciales –tiendas, restaurantes, grandes superficies, entre otros- pagarán desde 2013 un impuesto por derechos de producción, si en el local hay un televisor activado.

El pasado en presente

La están removiendo situaciones del pasado, en algunos medios, a Otto Gutiérrez, el nuevo secretario de prensa de Palacio.

Le recuerdan que cuando desempeñó la misma función, en la administración Pastrana Arango, sostuvo varios pleitos con periodistas.

El más sonado fue con el notable escritor y columnista Daniel Samper Pizano, que terminó en una queja disciplinaria elevada ante el entonces procurador Jaime Bernal Cuellar. El Presidente lo sacó rápidamente del país.

“Para poder hablar con el jefe de prensa, teníamos que acudir previamente al doctor Pastrana”, recordó un experimentado periodista que cubría la Casa de Nariño.

Tolón Tilín

Una reportera de televisión no olvida que el nuevo jefe de prensa de Palacio, Otto Gutiérrez,  intentó fallidamente vetarla porque publicó noticias que no favorecían a la administración Pastrana en relación con el fracasado proceso de paz con las “Farc”.

Los periodistas lamentan que algunos colegas, cuando llegan a los altos cargos de gobierno, se contagian de la metamorfosis del poder y terminan por hablar, caminar como Jefe de Estado, ministro, congresista, embajador y menos como lo que son: periodistas.