31 de julio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Colombia en negociaciones de Ginebra para regular uso de mercurio a nivel mundial

19 de enero de 2013
19 de enero de 2013

El país recibió un reconocimiento por su liderazgo en este proceso y por haber sido anfitrión de las sesiones preparatorias del GRULAC (Grupo América Latina y el Caribe), realizadas en noviembre del año pasado en Bogotá.

El GRULAC está comprometido con la adopción del convenio de Minamata de conformidad con el mandato otorgado por el Consejo de Administración del PNUMA, que debe contener obligaciones robustas que jalonen esfuerzos nacionales, así como medidas que promuevan el cumplimiento de las partes; cuente con un mecanismo financiero que apoye las actividades a nivel interno de los países; y permita encontrar alternativas de solución a los usos del mercurio en los países miembros.

El objetivo es reducir el uso del mercurio y proteger la salud humana y el medio ambiente, asuntos que son discutidos en la quinta y última sesión del Comité de Negociación, encargado de elaborar un instrumento jurídicamente vinculante a nivel mundial para regular el uso de este elemento químico en todo el mundo.

El peligro del mercurio radica en que es una sustancia tóxica que se acumula en animales y vegetales que, a su vez, son alimentos para el hombre. Por esta razón, el mercurio puede llegar a acumularse también en los cuerpos de los seres humanos, produciendo graves perjuicios para su salud.

Además, es una sustancia que puede trasladarse libremente a lo largo de grandes distancias ya sea en el aire o a través del agua y su utilización requiere determinados cuidados, por lo que la tendencia mundial es disminuir su utilización en procesos industriales, de minería y en productos de consumo humano.

Lo que se busca es que el tratado de regulación sea adoptado durante el Foro Ambiental a Nivel Ministerial que se realizará en Minamata (Japón) en octubre del 2013. Dicho país ofreció la sede de la Conferencia de Plenipotenciarios con el fin de que el tratado lleve el nombre de esa ciudad emblemática en la problemática de la contaminación por mercurio.