7 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Censo desnudó problemas ambientales en Marmato (Caldas) por minería

4 de enero de 2013
4 de enero de 2013

La situación se conoció luego del censo minero que se conoció este año, y que se dio a conocer a través de las autoridades mineras de Caldas.

La iniciativa del censo surgió en la mesa temática conformada por el Ministerio de Minas y Energía, la Dirección de Minas, la secretaría de Gobierno de Caldas, la Alcaldía de Marmato, representantes de la Comunidad Minera de este municipio y diputados del Departamento. Allí se planteó la importancia de adelantar un censo minero que caracterizara esta actividad en Marmato.

«Es preocupante, los resultados dejan un balance muy negativo, hay un gran vacío ambiental», así describió la situación el jefe de unidad de la Delegación Minera de la Gobernación de Caldas, Bernardo Arango.

Y es que de las 551 minas censadas, el 97 por ciento no cuentan con pozos sépticos. Además, la mayoría de minas abandonadas (más de 100) se están usando como baños. Ninguna cuenta con los sistemas de ventilación mecánicos que garanticen una adecuada circulación del aire, la evacuación de gases y la refrigeración en los frentes de trabajo en labores subterráneas.

A esto se suma el incremento de las plantas de beneficio en los últimos años, (en 12 veredas se encontraron 97), conocidas también como molinos, donde se lleva a cabo el proceso de clasificación, trituración, concentración y cianuración del material extraído de los socavones. Dichos procesos químicos dejan residuos sólidos y líquidos que, en su mayoría, van a parar a las quebradas cercanas.

Según Arango, esto responde a la falta de formalización de la mayoría de los mineros (2.900), quienes recurren a instalar molinos en cualquier parte para continuar con su trabajo, y las consecuencias se ven en el deterioro de la capa vegetal y las cascadas.

«De la labor en las 551 minas, solo en menos de la mitad nos dijeron qué hacían con este material, esto se convierte en una amenaza para la población», indicó el geólogo de la Delegación Minera, Conrado Gómez. Añadió que «a esto se le agrega el hecho de que en Marmato no hay escombreras y las quebradas se están convirtiendo en cloacas».

Al respecto, la autoridad ambiental en Caldas, Corpocaldas, bajo la vocería del profesional especializado en recursos naturales Hélmer Hernández, explicó que ya se están desarrollando investigaciones en contra de los propietarios de esos molinos, que son los principales causantes del deterioro ambiental en la zona. Sin embargo, enfatizó que el mayor obstáculo ha sido la gestión de la Alcaldía de Marmato.

«El municipio no ha aprobado el esquema de ordenamiento territorial, eso definiría el uso del suelo industrial y dónde podrían ubicarse los molinos, pero al no tener ese documento van apareciendo molinos en cualquier parte, hasta en los patios de las casas», indicó Hernández.

«Ambientalmente, es una situación difícil. En el ejercicio de nuestra autoridad seguimos avanzando con las investigaciones y una de las medidas que se podrían tomar es el cierre de estos molinos, pero no es fácil, también tiene implicaciones sociales y económicas para la población», concluyó.

Esta información será la línea base para formular, el próximo año, programas, proyectos y planes de acción que mejoren las condiciones de mineros y del municipio.

El presidente del Comité Pro Defensa de Marmato, Yamil Amar Cataño, aceptó que los pequeños mineros tienen mucho que corregir. «La intención es hacerlo porque somos conscientes de lo que está pasando. Yo creo que el trabajo apenas inicia», remató.

El Tiempo