28 de julio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Cada día del 2012 hubo una víctima de balas perdidas

4 de enero de 2013
4 de enero de 2013

En el caso de la hija de José Vicente Britel, quien había viajado con su familia de Bogotá a Medellín para celebrar las fiestas de diciembre, un grupo especial de la Policía trabaja en la ubicación del arma que habría sido utilizada y en la identificación de dos personas, que, según vecinos del sector, estuvieron disparando al aire en ese vecindario del barrio Manrique la noche del 31 de diciembre.

Si bien el número de víctimas fatales por balas perdidas se redujo entre el 2011 y el 2012, el balance sigue siendo preocupante.

Tan solo el año pasado, 335 personas resultaron heridas, lo que significaría que al menos cada día hubo una víctima. Esas balas mataron a 12 niños y dejaron heridos a 60. En el 2011, 353 personas en total sufrieron heridas y 62 murieron.

La reducción, aunque mínima, se explica por las campañas de prevención y, sobre todo, porque hoy en día disparar al aire tiene un castigo con cárcel. Antes, solo se sancionaba penalmente si se causaba una lesión o la muerte; de hecho, antes del 2011 no existían cifras oficiales de afectados por esta conducta.

De acuerdo con el general Rodolfo Palomino, director de Seguridad Ciudadana de la Policía, en los últimos dos años fueron capturadas 128 personas (85 el año pasado) por el delito de disparar sin necesidad, como fue establecido en la ley de seguridad ciudadana, que fijó penas de entre 1 y 5 años de cárcel, si no se causa daño alguno.

La Fiscalía tiene vigentes 59 procesos por ese delito, de los cuales solo 15 están en etapa de juicio.Dos personas aceptaron ser responsables y se acogieron a sentencia anticipada. Los restantes están en investigación.

«Hacer disparos al aire ha sido una mala costumbre de tiempo atrás, que se agudiza en época de Navidad y Año Nuevo. Pero la denuncia y la judicialización por esta conducta han permitido ir reduciendo el número de colombianos afectados», informó el general Palomino.

Esta conducta es un problema en todo el país. Si bien los casos de muertos se concentran en Cali y Medellín (que, coincidencialmente tienen también las tasas y cifras totales más altas de homicidio), en materia de heridos hay malos reportes en Valle, Huila, Caldas y Atlántico.
Medellín, la ciudad donde ocurrió la última tragedia, es la capital del país con más casos reportados. Allí murieron 16 personas por balas perdidas el año pasado.

Cali tuvo 12 casos, 7 menos que en el 2012. Bogotá, que tiene tres veces la población de esas capitales, reportó 4 casos. En materia de heridos, Medellín registró 78 en el 2012, 24 menos que el año anterior. Cali bajó de 80 en el 2011 a 46. Y Bogotá pasó de 13 a 11.

Este miércoles, en Cali, el presidente Juan Manuel Santos destacó que la tasa nacional de homicidios en el 2012 fue la más baja de las últimas tres décadas. De acuerdo con cifras de la Policía, el 2012 cerró con un total de 14.670 homicidios, que equivalen a una tasa de 31 asesinatos por cada 100.000 habitantes. En el 2011 hubo 14.746