27 de septiembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Un país podrido

13 de diciembre de 2012

http://eje21.com.co/images/secciones/opinion/columna%20cesar%20montoya.jpg¿Qué de crímenes sabrá esta evasora que sus autores,  tratando de cubrir sus delincuencias, la escondieron a salvo de jueces y fiscales? ¿Qué pensar del Alto Comisionado para la Paz, Luis Carlos Restrepo,que  huye ante la gravedad de palmarias falsedades? ¿ Qué de los ministros del  Interior y Salud, Sabas Pretelt y Diego Palacios que idearon, armaron, proyectaron y consumaron el delito de Cohecho? ¿Cómo entender que los autores materiales de ese ilícito,  Yidis Medina y Teodolindo Avendaño,dos ingenuos parlamentarios de provincia,  ya lo hayan  pagado en física  cárcel  y quienes fueron sus autores intelectuales, sigan impunes? ¿ Cómo explicar que la justicia , al parecer, se esté prestando para que esos funcionarios bribones se arropen en una prescripción? ¿Ante el  mundo cómo podemos defender  a los gobernadores de Magdalena, Bolívar, Córdoba, Sucre, César, Chocó, Arauca , Casanare , Boyacá, Meta, Santander, Cundinamarca, que fueron detenidos y casi todos condenados  por el doloso manejo de los dineros públicos? ¿Cómo disculpar que cinco presidentes del Congreso hayan pagado  en los panópticos  sus picardías? ¿Y cómo limpiar la condena de los parlamentarios de Magdalena, Atlántico, Bolívar, Córdova, Antioquia, Caldas,  Chocó,  Valle, Cundinamarca, Casanare, Arauca, por sus relaciones clandestinas   con la subversión? ¿ Y qué de un  biche candidato presidencial, de apellido Arias,  que le donó a los ricos de Colombia, cuando era Ministro de Agricultura,  faraónicas cantidades de dinero con el soterrado propósito de conseguir de la plutocracia respaldo a su caricaturescas ambiciones? ¿ Y qué de la comparsa criminal organizada  en la alcaldia de Bogotá, entre el burgomaestre y un hermano suyo, senador, nietos del General Rojas Pinilla,  más abogados y contratistas, para expoliar las arcas de la capital de la república? ¿Y qué de las coimas que perciben algunos parlamentarios por los contratos que apalancan con la administración pública? ¿ Y qué de la vergonzosa calificación de Colombia como uno de los países más corruptos del mundo?

La corrupción es una peste.El mal ejemplo que da la frívola clase política tiene reflejo desastroso en la juventud.Hay una loca carrera por el dinero fácil , conseguido ya, poco importan los medios, ni las cátedras de moral que nadan en el vacío como mueca burlona de los hipócritas. Una sociedad de consumo,como la  nuestra, ha trastrocado los valores. El derroche, las apariencias,la ostentación agresiva, el fastuoso triunfo del dinero, el arribismo social, la inmerecida  prestancia que cobran los ricos Epulones, embriagan las mentes juveniles que caen en el fetichismo idolátrico del oro.

Así de sencilla, es nuestra macabra realidad social.