16 de junio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Millonarios salió a aclarar relación con Valores Incorporados S.A

21 de diciembre de 2012
21 de diciembre de 2012

Parte del dinero recaudado por Millonarios con la boletería de la final del futbol colombiano contra el Independiente Medellín será destinado para cubrir una deuda por 4 mil millones de pesos con la firma Valores Incorporados, fundada en 2001 por Juan Carlos Ortiz, el cerebro detrás de Interbolsa y el Fondo Premium Capital.

La taquilla del domingo 16 habría sido de 4.800 millones, suficiente para cancelar la deuda con Ortiz, sin embargo, parte de la misma – 2.500 millones- fue destinada para premiar a los jugadores.

El 16 de noviembre Caracol Radio reveló que Valores Incorporados era una de las dos firmas a las que acudió el Fondo Premium para solicitar préstamos para la adquisición de bienes inmuebles a cambio de la entrega de pagarés. Una vez adquiridas las propiedades firmaban contratos de utilidad compartida.

Pero no ésta no es la única relación de Ortiz con Millonarios, donde él y un grupo de sus amigos y socios de Interbolsa manejan el 70.9 % de las acciones.

En ese grupo de Ortiz están Alejandro Martínez, accionista de Interbolsa; Luis David Peña, representante legal de la firma Forefront, allanada por el escándalo de Interbolsa; y Gustavo Serpa, ex vicepresidente de Merrill Linch, compañía de la que se retiró en 2004. Este banco de inversión es el mismo que valoró las acciones de Fabricato y hoy representante del fondo español Blas de Leso Inversiones SL que adquirió el 20% del club.

Serpa Preciado, sobrino del exgobernador Horacio Serpa, es hoy el hombre que maneja el mayor número de acciones en Millonarios, lo que le aseguró una silla en la junta directiva del club. En total maneja el 22.4%, de las cuales 2.4% son de su propiedad y el otro 20% del fondo español Blas de Leso.

En diálogo con Caracol Serpa Preciado negó cualquier vínculo con Juan Carlos Ortiz y aseguró que por el contrario en este momento tienen una diferencias que le han llevado a solicitar a la junta directiva de Azul y Blanco que permita que los inversionistas españoles que representa capitalicen al club con 10 mil millones de pesos para pagar la deuda y tener capital de trabajo.

Con esta inversión lo que se buscaría es diluir a Juan Carlos Ortiz y sus amigos para que no tengan el control de Millonarios.

Al desglosar la composición accionaria de Millonarios quedan en evidencia los nombres de los socios de Ortiz y de Interbolsa que tuvieron o tienen acciones en Millonarios , como Índice Financiero S.A., de Luis David Peña, que tiene el 10.6% de las acciones; Alessandro Corridori quien tenía el 8.8% de las acciones pero que con el escándalo de los repos de Fabricato vendió su participación a la firma Asesorías e Inversiones de Álvaro José Isaza.

También figuran la Compañía Colombiana de Capitales (8.2%), donde Ortiz fue el socio más importante; Capital Inmobiliario – ahora Portas (7.7%).

Los nombres de Ortiz, Martínez y Peña se repiten además en empresas como Tauroquímica S.A., Intervalor S.A. y Operadores Financieros que manejan el 9.8%.

A título personal Juan Carlos Ortiz posee 824.466 acciones que corresponden al 3.4% del paquete total.

Los accionistas minoritarios de Azul y Blanco Millonarios Futbol Club S.A., nombre comercial del equipo campeón, tienen un 15.8% de las acciones que adquirieron cuando José Roberto Arango, era el presidente del club.

Millonarios está pensando en una segunda emisión de acciones y ya habría pagado un adelanto de 500 millones para el estudio previo.

Primer acto: la llegada de los dineros de la Bolsa

Después de que la reorganización administrativa que comandó José Roberto Arango permitiera salvar al Club Deportivo Los Millonarios, totalmente abocado a la desaparción, y surgiera la idea de formar una Sociedad Anónima que permitiera el ingreso de hinchas como socios y de capitales fuertes, se creó Azul y Blanco S.A, la entidad encargada de conducir la venta de acciones y la reorganización financiera del equipo.

Ahí estaban personajes como Juan Carlos Ortiz, Carlos ‘Talo’ Mejía, Alessandro Corridori, Alejandro Martínez y Luis David Peña, todos hoy tristemente famosos por el escándalo bursátil de Interbolsa, en el que la especulación con acciones generó una crisis sin proporciones en la Bolsa de Colombia.

La naciente sociedad, a la llegada de estos nuevos inversionistas, necesitaba capital para poderle hacer frente a las contrataciones de jugadores y gastos que representa el tener un equipo de fútbol, y Valores Incorporados S.A.. (donde Ortiz era la cabeza) prestó $4.000 millones.

Segundo acto: la salida de los socios

‘Talo’ Mejía, quien hoy se encuentra fuera del país, salió de Azul y Blanco S.A. con la llegada del fondo Blas de Leso Inversiones SL, perteneciente a Amber Capital y que adquirió entre estos socios mayoritarios el 20% del paquete accionario de Millonarios. Esto le dio silla en la junta directiva a Gustavo Serpa, dueño personalmente del 2.4% y representante del grupo, quien maneja el 22.4% de lo que hoy es el club.

Serpa fue vicepresidente de Merrill Lynch, la firma que valoró las acciones de Fabricato, que son motivo del escándalo de Interbolsa.
Precisamente, tras explotar la crisis bursátil de la firma, Corridori también salió de Millos y su propiedad, el 8,8% del club albiazul, es ahora propiedad de Inversiones Isaza Camacho y Compañía.

Tercer acto: la deuda de Millonarios

Desde el comienzo del escándalo de Interbolsa se señaló que podría afectar a Millonarios, toda vez que varios de los socios fueron vinculados a la crisis. Ortiz, por ejemplo, es el dueño del 3.4% del club, pero hace o hizo parte de las firmas Índice Financiero S.A (10.6%), Compañía Colombiana de Capitales (8.2%) y Portas (7.7%).

Sin embargo, la junta directiva de Millonarios siempre descartó cualquier vinculación de Interbolsa con el club, hasta ahora. Por esto Azul y Blanco debió emitir un comunicado este jueves en el que admite que hay una deuda (no señala que son $4.000 millones), y especifica que la está pagando cumplidamente (no dice cuánto se ha pagado, Gol Caracol supo que son cerca de $600 millones).

Acá está el texto comunicado:

«Azul y Blanco S.A. tiene un préstamo que cumple con todas las normas vigentes con Valores Incorporados S.A..

Esta acreencia se viene honrando con estricto cumplimiento desde su inicio en diciembre de 2011 y tiene un plazo de cinco años para ser pagada en su totalidad con sus respectivos intereses.

Azul y Blanco – Millonarios F.C es una empresa sólida, comprometida con la excelencia administrativa y deportiva, con estrictas reglas de transparencia en todas sus acciones y apegada a la normatividad colombiana.

Los resultados administrativos y deportivos de Millonarios FC son contundentes y evidencian los buenos manejos que caracterizan a esta institución deportiva que, ante todo, tiene un compromiso con la afición y con el cumplimiento de las normas estatales.

Atentamente

Millonarios FC».

¿Qué puede pasar ahora? Mientras Millonarios pague sus acreencias, nada. Esa es la buena noticia. Pero tiene que pagar, pues de no hacerlo la Superfinanciera podría tomar medidas en el asunto.