4 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Manizales presenta su Plan Integral de Seguridad y Convivencia Ciudadana

17 de diciembre de 2012
17 de diciembre de 2012

Manizales, 18 de Diciembre. Francisco José Lloreda, Alto Consejero para la Convivencia y Seguridad Ciudadana, visitó la ciudad de Manizales, para recibir, de parte de la Secretaria de Gobierno, Paula Andrea Sánchez, el Plan Integral de Seguridad y Convivencia Ciudadana – PISCC-, que será implementado a partir del mes de enero.

“Me parece importante resaltar el compromiso de la alcaldía en el mejoramiento de la seguridad y la convivencia en la ciudad de Manizales, hemos tenido la oportunidad de conocer el nivel de avance del Plan Integral de Seguridad y Convivencia, el cual es muy satisfactorio.  Ya contamos con mejores instrumentos, sin embargo tenemos que entender que la seguridad y la convivencia no es solo un trabajo de policía, sino que tenemos que unir esfuerzos para contrarrestar la criminalidad. afirmó Francisco Lloreda.

La jornada inició con la visita del Consejero a la comuna 2 (San José) de la capital caldense, en donde se concentra el 53% de habitantes en alto riesgo (6.908), y en donde los líderes comunitarios y la Secretaria de Gobierno, Paula Andrea Sánchez, presentaron los avances de los programas enfocados a contrarrestar la problemática que afecta a esta localidad, y el trabajo de focalización que ha dado como resultado la implementación de políticas y programas de la Alcaldía.

Un ejemplo de esto, es que a través de las Juntas de Acción Comunal, las Juntas Administradoras Locales, y la Alcaldía, se han puesto en marcha diversas estrategias basadas en la participación ciudadana, confirmadas especialmente por 3 mesas de trabajo: Mesa Técnica, Mesa Social, y Mesa de Convivencia y Seguridad.

Esta última fue creada en octubre pasado, y desde allí se han adelantado diferentes acciones que han dado como resultado un enlace directo entre la Secretaría de Gobierno y la comunidad, que han permitido además actividades de sensibilización para prevenir el robo en establecimientos públicos, así como el aumento de la presencia policial, con 60 efectivos más para fortalecer el plan cuadrantes y así desarrollar estrategias de seguridad en el sector.

“Desde que se reactivó fuertemente la mesa de Seguridad y Convivencia hace dos meses, la Secretaría de Gobierno, la Policía nacional y la empresa Manizales Segura, hemos incrementado el número de alarmas comunitarias, llegando a 8 ” afirmó Paula Andrea Sánchez, Secretaria de Gobierno de Manizales.

Dentro del Plan Integral de Seguridad y Convivencia Ciudadana- PISCC- se destacan 4 ejes de acción entre los que está la prevención social que incluye la reducción de la deserción escolar, la prevención de embarazos adolescentes, así como la prevención al consumo de sustancias psicoactivas, y la recuperación de entornos educativos y culturales.

Así mismo dentro de la línea de Justicia Víctimas y Resocialización, se trabajará en el fortalecimiento de las casas de justicia, labor de Fiscalía y comisarias de familia.

Pero también se destacan estrategias sociales como “Hinchas por la paz”, en donde se trabaja con los miembros de la barra Holocausto norte para mejorar la convivencia en los partidos de fútbol; o la campaña “Cambia armamento por alimento”, en el que se dan bonos de mercado a cambio de armas de todo tipo. Finalmente está el programa ”Pégate al parche” en el que se identifican jóvenes de las comunas focalizadas, que presentan problemas de drogadicción y comportamiento, y con quienes se trabaja en diferentes planes sociales.

Sobre la Alta Consejería Presidencial para la Convivencia y la Seguridad Ciudadana

En enero de 2011, el Presidente de la República crea la Alta Consejería Presidencial para la Convivencia y Seguridad Ciudadana con la misión de definir y articular la ejecución de la Política Nacional de Seguridad y Convivencia Ciudadana, en cabeza del Alto Consejero Francisco José Lloreda Mera.

La Política articula el trabajo integral y conjunto de las entidades del orden nacional y territorial, focalizando acciones y programas en las ciudades que más aportan al crimen y en ellas, en las zonas y barrios más críticos. Es la hoja de ruta, para alcanzar 5 objetivos muy claros durante este cuatrienio: Reducir del crimen en general, especialmente los hurtos en un 20%; bajar la tasa de homicidios de 34 a 28 por cada cien mil habitantes; mejorar la convivencia ciudadana; reducir el miedo de las personas al crimen y judicializar a más criminales violentos.