12 de junio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Macroproyecto San José, un proceso fallido

15 de diciembre de 2012
15 de diciembre de 2012

Esta fue una de las conclusiones del evento previo al foro que se llevará a cabo el año entrante en Manizales, gracias a la alianza entre universidades y ciudadanos.

La reunión tuvo como fin discutir el presente y futuro del Macroproyecto de la comuna San José, un plan de gran envergadura e impacto para la ciudad que, sin embargo, ha resultado fallido desde todo punto de vista.

“Queremos llamar la atención sobre las graves circunstancias que están rodeando al principal proyecto urbanístico que tiene la ciudad. El objetivo es que cuando realicemos el foro público podamos entregar a la sociedad unas propuestas en torno a lo que hemos llamado la reformulación del macroproyecto”, indicó Luis Fernando Acebedo, profesor de la UN en Manizales.

Entre las críticas de los académicos hay un señalamiento al Estado por su alianza con los empresarios, especialmente con los del sector inmobiliario, para aprovechar la potestad especial del uso de instrumentos de gestión urbana y ponerlos al servicio de los particulares.

“Hablamos básicamente de la autoridad para embargar solo por motivos de utilidad pública. Pero evidenciamos que todas las expropiaciones que se están haciendo van a ser vendidas al sector privado para desarrollar proyectos mixtos de carácter comercial, y no para la función fundamental que tuvo el macroproyecto: resolver problemas de vivienda de las comunidades más pobres de la zona”, manifestó el docente de la Escuela de Arquitectura y Urbanismo.

Asimismo, se mencionó que el macroproyecto está casi paralizado por varias razones, entre ellas el interés puesto en construir la Avenida Colón. Este marca una diferencia muy grande en el carácter social del proyecto, porque una vía que, incluso, no está en el eje de los desarrollos de vida social no puede ser el asunto fundamental de este proceso.

“El segundo señalamiento es que se han dedicado exclusivamente a la compra de predios, cuando la legislación actual y muy democrática plantea que los recursos públicos no se deben invertir en la compra de estos, sino en la ejecución del proyecto; de tal manera que los propietarios puedan participar con el valor de sus propiedades en el desarrollo del previsto, lo cual garantizaría niveles de eficiencia y de inclusión de las comunidades”, afirmó el profesor.

Los docentes también hicieron hincapié en que actualmente la Empresa de Renovación Urbana (ERU) no tiene los recursos suficientes para culminar el proyecto. Esto significa que, a corto plazo, esta entidad va a tener que salir como un promotor inmobiliario (que no es su función) a vender pedazos de ciudad sobre la base de la expulsión de las comunidades más pobres de esa comunidad.

“El Estado tenía la obligación de resolver los problemas de vivienda de interés social de esa zona, y lo que se ha impulsado son procesos de desplazamiento intraurbano. De esa manera, los ciudadanos que no son propietarios de predios en esa comuna, pero que han vivido allí durante muchos años, terminan siendo trasladados a las periferias, en el mejor de los casos. Y a los demás les están comprando los predios a precios irrisorios”, precisó el investigador de la UN.

Ante estas situaciones los organismos de control del Estado ya se han pronunciado sobre los manejos irregulares. Hay hallazgos administrativos con consecuencias disciplinarias, fiscales e, incluso, penales por la gestión del macroproyecto.

Esta alianza universidad-ciudadanos surgió debido a que muchos proyectos académicos relevantes para la comuna han sido soslayados por la administración pública y al malestar de los habitantes, que observan cómo, desde esta misma instancia, se están cometiendo atropellos muy significativos contra su patrimonio y el desarrollo de la ciudad. Agencia de Noticias UN.