19 de junio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Los cacos de «Interbolsa»

11 de diciembre de 2012

ferney pazPero a pesar de esta combinación de hechos, no podemos desconocer la realidad del país y comentar que se aproxima un período electoral en donde empezando por la persona del Presidente de la República y los demás funcionarios de Estado, no podrán ser parciales en la  lucha de los partidos políticos por obtener el favor popular.

La anterior afirmación se sustenta en el afán reeleccionista del gobernante en donde se acude  a todas las argucias para conseguir el cometido, experiencia vivida en el pasado con las consecuencias  políticas, administrativas y de moral administrativa que todavía son objeto de averiguaciones de toda índole.

La sociedad civil espera que no se proceda por conveniencias, con criterios de favorecimientos de partidos o grupos, por cuanto debe imponerse el principio de la total y absoluta neutralidad en el sentido que no se pueda utilizar el Gobierno, el presupuesto de la Nación, los vehículos oficiales, el empleo indebido de la imagen presidencial y ministerial en propaganda electoral.

De igual manera el abuso del poder que en cualquier grado ejerzan para ofrecerlo como contribuciones a una campaña política y menos aún ejercer coacción, constreñimiento, sobre las gentes humildes de las respectivas jurisdicciones electorales o estimulándolas para que dejen de votar o voten en un determinado sentido.

Es cierto, y, lo decimos con claridad, que no nos merece confianza el actual sistema electoral, quisiéramos que dicho procedimiento fuera invulnerable a la farsa y a la adulteración, pero  las denuncias de los medios  sobre compra y venta de votos, la trashumancia electoral, presiones de grupos armados, jurados de votación cohonestando el fraude y el carrusel electoral, que dio origen al pronunciamiento del ex procurador Maya Villazón de la imposibilidad de realizar las elecciones con los actuales mecanismos, por cuanto estaríamos avalando que  lleguen a los cuerpos colegiados  personajes de dudoso cuño.

Ha llegado el momento de jugar limpio, que lo que ayer fue posible, no tiene por que dejar de serlo, en horas como las de hoy, que se requiere grandeza y lealtad con el país y los partidos. Porque de no ser así, llegaríamos al convencimiento de la necesidad de emprender una campaña de reformas institucionales, que abarque el sistema electoral, funcionamiento de los partidos y Congreso (se tiene la experiencia de la  frustrada reforma a la justicia  y nadie responde por ella), la estructura judicial, los sistemas de control, tanto fiscal, como disciplinario.

Los certámenes electorales deben estar  alejados de  la violencia y el fraude.

Adenda: Más sobre “Interbolsa”. El país está en mora y es el llamado al Congreso de la República para que se legisle en la búsqueda de la protección de la inversión particular, estableciendo unas inhabilidades, claras, precisas,  que no den lugar a leguleyadas, para ejercer los cargos en los organismos de control frente al sector financiero.

Alarmante por demás lo denunciado en la plenaria de la Cámara de Representantes respecto a las tropelías y abuso de unos falsos ejecutivos, que con sus actuaciones dolosas y fraudulentas, han demostrado ser unos cacos profesionales, asaltando la confianza pública a través de hechos bursátiles conocidos por el gobierno de tiempo atrás, pero ignorados por quienes tenían la obligación de actuar de inmediato y evitar el atraco que se venía gestando en la firma comisionista.

¿Pero como podía impedirse el daño, si estos altos funcionarios oficiales encargados de ejercer la vigilancia y control fueron empleados de la comisionista, en donde se fraguaban delitos económicos?; ocasionando un perjuicio social, difícil de reparar, ubicando a Colombia como una Nación en donde el sistema bursátil es manejado por hombres codiciosos, sin moral, delincuentes en potencia, sobre quienes debe caer el peso de la ley penal y  objeto de la más severa sanción social.

Un reiterado llamado a las autoridades competentes, para que ejerzan las medidas previas requeridas, para salvar el patrimonio de millares de colombianos y un seguimiento a los fondos o carteras que cambiaron de administrador y las que están en proceso de marchitamiento gradual de liquidación.

Que el gobierno central (Ministerio de Hacienda, Superfinanciera) y los entes de sanción y control (Fiscalía, Procuraduría, Contraloría), cumplan con las funciones de ley, y se deje de lado el protagonismo mediático a que invita la letra de molde, la sonoridad del micrófono y el brillo de las cámaras de televisión. Un solo objetivo, proteger el patrimonio del inversionista, sea de estrato uno, dos, tres, seis o veinte.

Bogotá, diciembre 11 DE 2012

 

Columnas del autor

*El desplome de Interbolsa.
*¿Qué hacer para que los fallos judiciales se profieran a tiempo?
*
Recuperar la confianza pública
*Por un Caldas diferente
*Una causa justa
*El adiós a un gran señor
*Estado de Derecho o Estado Rodín
*La verdadera labor del político
*Preguntas que requieren respuestas
*Política social e intercambio humanitario
*¿Cuál democracia?
*Solo la verdad en la búsqueda de la paz
*Por el decoro y dignidad profesional del abogado
*La crisis del Estado e indiferencia ciudadana
*Se agitan tesis de revocatoria
*Reforma a la justicia: un compromiso institucional
*Santos y de la Calle, los ases para la paz
*La libre expresión y la paz como política de Estado
*A propósito de un fallo judicial