25 de septiembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El Papa indultó al exmayordomo

24 de diciembre de 2012
24 de diciembre de 2012

«El Santo Padre, en un acto muy paternal, fue a ver personalmente a Paolo Gabriele», tres días antes de Navidad, dijo el padre Federico Lombardi, portavoz del Vaticano.

El encuentro, que se celebró en una sala aneja a la celda donde se hallaba el exmayordomo, duró aproximadamente un cuarto de hora, según el portavoz.

«El Santo Padre lo visitó en la prisión para confirmarle su perdón y comunicarle en persona que había acogido favorablemente su demanda de indulto, borrando así la pena que le había sido infligida», precisó.

Este gesto recuerda la entrevista que Juan Pablo II tuvo en 1983 en la prisión romana de Rebibbia con su agresor turco Mehmet Ali Agca, destacó el padre Lombardi, quien aludió a una conversación de «tono muy personal» entre el Papa y su antiguo mayordomo.

Paolo Gabriele, de 46 años y quien tiene la ciudadanía vaticana, recobró de inmediato la libertad y se dirigió a su domicilio en el Vaticano, donde residen su mujer y sus tres hijos.
Sin embargo, en su comunicado oficial, el Vaticano indicó que el exmayordomo «no podrá reanudar su trabajo precedente ni seguir residiendo en el Vaticano».

El perfil
Antecedentes

Laico, de 46 años, Paolo Gabriele trabajaba al servicio del Papa desde 2006 hasta su detención el 23 de mayo pasado.

El exmayordomo era un empleado modelo que consideraba necesario denunciar los escándalos del Vaticano para ayudar a la Iglesia a volver por «el buen camino».

Casado y padre de tres hijos, ‘Paoletto’ ha sido descrito como un hombre piadoso y discreto, un poco cerrado, y sin mucha iniciativa personal en el trabajo diario.
Encargado de preparar las prendas de vestir de Benedicto XVI y siempre a su lado en el papamóvil, ‘Paoletto’ lo cubría con un paraguas cuando llovía.