19 de junio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El otro año será peor…

16 de diciembre de 2012

alberto restrepoChristian Barnard el famoso  cardiólogo, ya lo dijo en su poema: “si piensas que estás vencido, vencido estás… si piensas que podrás llegar, llegarás… porque siempre verás que el que llega es el que cree poder hacerlo… porque todo está en la mente”

Es que desde hace años se viene presentando un fenómeno preocupante en los amigos comerciantes: se encuentran, empiezan hablar en tono negativo y casi siempre terminan con este estribillo… el otro año será peor.

Y desde enero estos comerciantes se van preparando en esta tónica. Reducen los pedidos en un 50 por ciento… “para que la crisis no nos coja con la bodega muy cargada “, el personal lo disminuyen, pues si hay menos mercancías, se necesitarán menos vendedores; e incluso la publicidad, que era abundante en otras épocas, ya no es tanta porque… “no habiendo mucha mercancía para que tanta propaganda?…  en todo caso la “preparación” la hacen en todos los frentes.

Llegan las temporadas del año y, efectivamente, sus ventas se han reducido a la mitad y estos comerciantes llegan a decir con cierta candidez: “tenían razón, esto va pabajo.Siquiera había pedido menos este año”. No señores, no se engañen!  … luego… no se habían preparado para que todo saliera así ¿… habían estado mirando para abajo y allí llegaron.

Hay una historia que nuestro padre nos contaba mucho y que a la vez el la había escuchado de sus mayores. Habla de un hombre que había por allá en una vereda arrinconada que vendía unas empanadas muy ricas, de tal sabrosura que pronto se volvieron famosas en toda la región. El hombre se salió a un sitio más central de la carretera, compró mas hornos y la materia prima ya le llegaba por camionados. Definitivamente el negocio crecía y el hombre  progresaba en  medio de la ignorancia, pues no veía televisión, no oía la radio, no leía prensa, ni nada pero, eso sí, envió a su hijo a estudiar economía a una prestigiosa Universidad de la capital y cuando este muchacho vuelve de “doctor” de por allá es cuando empieza lo bonito de la historia, pues encontró al gran entable que tenía el viejo y le dijo: “Pero papá, es que no ves la televisión? No escuchas la radio? No lees la prensa, ni nada?… sépalo que estamos en una crisis. Parece que se nos viene encima una gran recesión y debemos prepararnos para las bajas que se han de presentar en los negocios”.

Y el viejo razonó: «si mi hijo dice eso, tal vez sea cierto. Ha estudiado economía, ve la televisión, escucha la radio y lee la prensa y otras cosas.Hay que creerle»

Empezó por rebajar  los pedidos de insumos, despachó a varios empleados  y un bonito y grande cartel que anunciaba su negocio, lo redujo  a un pobre letrero que decía: “deliciosas empanadas. Compre una “.

Vendió dos de los hornos, se arrinconó más en el espacio y empezó a sentir los efectos. Las ventas se fueron mermando y casi llegaron a desaparecer  totalmente, y cuando ya iba de vuelta para la vereda arrinconada, sumido en su pobreza original, atinó a decir: “mi hijo tenía razón. Estamos en camino de una gran recesión “. Otra historia como esta la encontramos muchos años después en un libro de Pedro H. Morales (del cual tomamos algún aparte) en el que nos cuenta que él la leyó en una revista de EE.UU. que queremos aclara es que lo que sucedió, sucede y sucederá.

Como conclusión de todo esto, debemos pensar que cuando hablemos de tiempos difíciles, no esperemos a ver qué va a ser el gobierno por nosotros, sino, que podemos hacer nosotros para cambiar las cosas. Y se nos ocurre que si empezamos por cambiar nuestra actitud, ese sí que será un buen  Granote de Arena!!!.

Columnas del autor

*Comprar en Manizales?