14 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Demanda interna se prevè una expansión del PIB de 4,8% en el 2013

6 de diciembre de 2012
6 de diciembre de 2012

Los analistas de la Corporación estiman que el crecimiento de las economías avanzadas en 2013 será mediocre, pero ligeramente mejor que el de 2012, como respuesta al carácter ilimitado de las medidas de apoyo monetario adoptadas en Europa y EEUU en septiembre de 2012. Por su lado, el repunte de las emergentes será un poco mayor, apoyado por el inicio de ciclos expansivos en su política monetaria a lo largo de 2012.

De esta forma, los analistas de Corficolombiana pronostican un crecimiento para la economía colombiana de 4,8% en 2013, ligeramente por encima del 4,4% estimado para el cierre de este año. Su análisis arroja que la demanda interna seguirá siendo el principal motor de crecimiento en 2013, con un mayor dinamismo del sector público y un moderado apoyo de la política monetaria. Después de desacelerarse en 2012, hasta niveles más consistentes con el crecimiento de largo plazo, el consumo privado seguirá siendo dinámico, impulsado por unas condiciones positivas en el mercado laboral, una política monetaria levemente expansiva, niveles de confianza favorables, y buen acceso al crédito. Por otro lado, la inversión fija, que se desaceleró de forma más pronunciada en 2012, repuntará en 2013 debido al estímulo monetario local, a los positivos flujos de inversión extranjera directa, a unos términos de intercambio que seguirán siendo favorables, a la mayor ejecución de obras civiles, a una buena dinámica del sector minero, y a un buen desempeño de edificaciones (aunque más lento que en 2012). A su vez, el Departamento de Investigaciones Económicas de Corficolombiana, estima un repunte moderado del comercio externo en 2013 por una mejor demanda global (especialmente de países emergentes), y un mayor impacto del TLC con EEUU.

Según este contexto, los analistas de Corficolombiana estiman que la inflación se ubicará cómodamente dentro del rango meta del Banco de la República a lo largo de todo 2013, para cerrar el año en 3,3% a/a. En el primer semestre del año podrían presentarse algunas presiones moderadas al alza, derivadas de los precios de alimentos, ante el rezago de los fuertes aumentos que registraron los precios internacionales de bienes agrícolas hacia mediados de 2012 y ante los efectos del Fenómeno de “El Niño”. Igualmente, la fuerte reactivación de las ventas de bienes hacia Venezuela podría comenzar a generar algunas presiones alcistas, pero todavía serán moderadas. Una tasa de cambio apreciada, la entrada de bienes importados en el marco del TLC con EEUU y una indexación de precios favorable (por la baja inflación de 2012) contribuirán a mantener una tasa de inflación controlada y con poca volatilidad a lo largo del año.

“En 2012 se observó una desaceleración, principalmente debido a una normalización del crecimiento en tasas consistentes con las de largo plazo, lo cual habíamos anticipado. También habíamos anticipado algún impacto a la baja ante nuestra expectativa de desaceleración global, pero el deterioro externo fue más intenso debido el lento accionar de los políticos en el mundo desarrollado, lo que generó un mayor impacto sobre la actividad local. Además, se sumaron algunos choques temporales en la producción del sector minero-energético. Ante estas dificultades, el crecimiento de 2012 será de 4,4%, lo cual nos permite ser relativamente optimistas para 2013, no sólo porque los riesgos provenientes del exterior se han moderado, sino por las favorables expectativas inflacionarias, que permitirán que el Banco de la República mantenga su tasa de interés inalterada en 4,50% durante la mayor parte del año”, aseguró Andrés Pardo Amézquita, Gerente de Investigaciones Económicas de Corficolombiana.

De igual forma, los analistas de Corficolombiana afirman que la fortaleza del peso colombiano se mantendrá y que la tasa de cambió cerrará en 1.750 COP/USD a finales de 2013 (promedio anual de 1.770 COP/USD), principalmente impulsada por la extensión indefinida de la política monetaria expansiva en el mundo desarrollado. Otros factores que impulsarán el comportamiento del peso colombiano serán los siguientes:

 

  • Los buenos fundamentales económicos locales con un crecimiento del PIB cercano a su potencial;
  • Un cambio en la perspectiva de las calificaciones crediticias otorgadas por Moody’s y Fitch pasando de estable a positiva, y un nuevo aumento en la calificación soberana por parte de S&P, según estimaciones de Corficolombiana;
  • Un aumento en los flujos de capital privado extranjero hacia economías emergentes (dominados por la Inversión Extranjera Directa);
  • La permanencia de altos precios del petróleo;
  • Las exigencias de ahorro del Sistema General de Regalías y mayor intervención cambiaria por parte del Banco de la República contribuirán a disminuir las elevadas presiones revaluacionistas sobre el peso colombiano.

 

“Este informe es un aporte al país pues de manera detallada presentamos nuestras perspectivas sobre el rumbo de la economía para el siguiente año, las cuales contribuyen en la toma de decisiones de los colombianos. Nuestro Departamento de Investigaciones Económicas se ha caracterizado por su minucioso análisis del mercado colombiano e internacional,  lo cual ha permitido fortalecernos y ser una de las principales ventajas competitivas de Corficolombiana, a través de la cual contribuimos a la generación de valor para las empresas y los colombianos”, señaló Andrés Pardo.