6 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Correa advierte de sectores interesados en dar otro golpe de Estado en Ecuador

3 de diciembre de 2012
3 de diciembre de 2012

“Saben el sueldazo que se van a dar y por eso tratarán de deslegitimar el resultado electoral. No escatimarán esfuerzos para calumniarnos, desestabilizarnos y rompernos porque saben que en las urnas no nos ganarán”, remarcó en una entrevista con la corresponsal de teleSUR en Perú, Veronica Insausti.

Además expresó que buscarán repetir “el golpe de Estado que llevaron a cabo en Venezuela y rompernos en lo moral y familiar, como ya se ve en sus ataques”. Esto se debe a que “ahora la gente vuelve al país porque el sueño ecuatoriano de más derechos e igualdad de oportunidades es una realidad”, aseguró Correa.

“Si bien no hemos resuelto todos los problemas, la verdad es que ahora si tenemos un país donde manda el pueblo ecuatoriano, no unos cuantos banqueros ni la burocracia internacional y países extranjeros”,resaltó.

Se refirió a su principal rival en las próximas elecciones, Guillermo Lasso, quien fue presidente del Banco Guayaquil y es señalado por el Presidente como uno de los responsables de la crisis de 1999: “Después de que nos quebraron, los bancos intentan volver al poder. Es realmente una desfachatez”.

“En el 99 quebraron los bancos y nos incautaron los depósitos para salvarlos en lo que fue la mayor confiscación de bienes privados de la historia, una acción que fue realizada por un gobierno que proclamaba a los cuatro vientos la propiedad privada, el mercado y los derechos de propiedad”, recordó.

Así fue que “los ciudadanos debieron pagar la irresponsabilidad de los banqueros cuando el banco Central bajo su supuesta autonomía les dio crédito, triplicó la emisión monetaria, y compró los bonos de deuda al Ministerio de Finanzas”, explicó el mandatario ecuatoriano.

“De esta manera, al triplicar la emisión bajaron el precio de los ahorros en dólares y del valor del Sucre, al que después eliminaron, lo que significó una transferencia de dos mil millones de dólares a favor de las entidades financieras”, describió.

Correa resaltó que después de esto “quedó una enorme deuda, parecida a la que tienen los países europeos en este momento, que fue extinguida y borrada” mediante una auditoria que determinó cuál parte de ella era legitima y cuál no.

Destacó las últimas exenciones tributarias que eliminó para el sector financiero: “Se les cortó una serie de privilegios que permiten acceder a más de 100 millones de dólares para pagar el incremento del bono de desarrollo de humano, lo que es una transferencia monetaria hacia los más pobres”.

Por último subrayó que esto es un acto inmenso de redistribución de la riqueza, algo muy simbólico porque es la primera vez que no se socializan las pérdidas sino las ganancias, lo cual demuestra que “la sociedad ecuatoriana es la que manda”.

teleSUR/bs/KMM