27 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Capturado «El Peludo» por la muerte del empresario Javier Hurtado

13 de diciembre de 2012
13 de diciembre de 2012

Hurtado murió de un infarto cardíaco el sábado 1 de diciembre cuando era intervenido en la clínica de Villapilar por un balazo que supuestamente le disparó este sujeto al oponerle resistencia en un intento de atraco, en el sector de Chipre, a cien metros de un CAI. La herida le desencadenó el infarto que le causó la muerte.

El diario La Patria relató así el hecho:

Alias ‘El Peludo’ entró ayer a la sala en donde le realizaron la audiencia de legalización de captura, tenía la cabeza agachada. Tiene 39 años y lo capturaron los investigadores del Cuerpo Técnico de Investigaciones (CTI) y la Sijín de la Policía el pasado martes a las 5:30 de la tarde en el barrio Villacarmenza.
Las autoridades lo señalan de participar en la muerte del propietario de la editorial Blanecolor, Javier Hurtado Cardona, asesinado el 1 de diciembre en el barrio Chipre, de Manizales. Le imputan los delitos de homicidio agravado, en concurso con hurto agravado y calificado y porte ilegal de armas de fuego.

Por robarle

Durante la diligencia, el Fiscal 16 leyó los hechos, tomando como base los testimonios de testigos del crimen. Narró que ese sábado Hurtado estaba por la iglesia de Chipre esperando a dos mujeres para llevarlas a hacer una vuelta. Cuando estas salían del edificio, vieron al empresario de 62 años forcejeando con un sujeto que le apuntaba con un arma de fuego y le decía que le entregara sus pertenencias.
«La mujer le suplicó que no le fuera a hacer nada, incluso que le disparara a ella», aseguró la fiscal. El ladrón cayó a suelo y perdió el arma, en cuestión de segundos la recuperó, se levantó y le disparó a Hurtado.
Muy cerca estaba un motociclista que llegó al sitio para recoger al asaltante. Ahí fue cuando la mujer vio el rostro del hombre de la moto: llevaba un casco sin visera y por detrás se asomaba una cola de cabello.
Los sujetos huyeron, pero un comerciante de la zona alcanzó a ver la placa de la motocicleta amarilla, dato que le pasó a la Policía. En el lugar de los hechos quedó un tenis del homicida y su casco, objetos contundentes para la investigación.
En la audiencia también se comentó que los hombres dejaron la moto en un parqueadero cerca a la antigua terminal de transportes. Allí, los investigadores no solo encontraron el vehículo sino una chaqueta negra y un casco.

Todo parece señalarlo

El lunes siguiente al homicidio, cuando un familiar de la víctima interpuso la denuncia en la Unidad de Reacción Inmediata (URI) de la Fiscalía, vio sentado a un hombre a la entrada del edificio que se le pareció mucho al que conducía la moto el día del homicidio.
La mujer le contó a los investigadores y estos buscaron la identidad del sujeto. Comprobaron que vivía en el barrio San José, y que estaba interponiendo un denuncio por la pérdida de una moto amarilla de placas DJZ 74. Coincidía con la involucrada en el homicidio.
Al indagarlo, el hombre aseguró que la moto se la había prestado a su hermano ese sábado 1 de diciembre, y que cuando se la pidió de nuevo este le dijo que no la había cogido, por lo que presumió que se la habían robado. Por eso estaba denunciando.
Las autoridades, que tuvieron en su poder la moto, verificaron antecedentes y encontraron que esta estuvo involucrada en un atraco ocurrido en marzo pasado en Villamaría. Al cruzar la información se toparon con que ‘el Peludo’ le había pagado a un hombre $100 mil para que le hiciera la vuelta de ir por ella y decir que la moto era de él.
Además, llamaron a los testigos del asesinato del empresario que, a través de reconocimiento fotográfico, señalaron que era ‘el Peludo’ quien conducía la moto.
Por todas estas evidencias, la Fiscalía 16 le imputó al sujeto los delitos de homicidio agravado en concurso con hurto agravado y calificado, y porte ilegal de armas de fuego. No aceptó los cargos, sin embargo, la juez lo cobijó con medida de aseguramiento en la cárcel de Varones de Manizales, mientras se adelanta su proceso.

«Trabajo en equipo»

El coronel David Benavides, comandante de la Policía en Caldas, expresó que la captura de este hombre se debió a un trabajo en equipo de las diferentes instituciones de seguridad junto con la Secretaría de Gobierno. «Se ofreció una recompensa y gracias a este trabajo se le puede decir a la comunidas que hay un capturado. Tenemos conocimiento de otra persona involucrada», expresó.