23 de junio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Asegurados narcotraficantes que enviaban droga en maletas ‘clonadas’ de viajeros inocentes

20 de diciembre de 2012
20 de diciembre de 2012

Diez personas, tres de ellas funcionarias de aerolíneas, que conformaban el grupo delictivo fueron capturadas y recibieron medida de aseguramiento por parte de un juez de control de garantías. Actualmente están detenidas en la Penitenciaría Central de Colombia La Picota.

La banda enviaba semanalmente, los martes y jueves, entre ocho y 33 kilos de clorhidrato de cocaína hacia Amsterdam (Países Bajos) y Madrid (España) empleando dos métodos. El procedimiento utilizado iniciaba con la llegada del alcaloide desde Antioquia y Putumayo. Ya en la capital la droga era almacenada  en apartamentos de la localidad de Fontibón. Desde esos inmuebles enviaban el estupefaciente al aeropuerto en taxis y furgones.

En el aeropuerto Eldorado, la droga, que había sido puesta en forma de tirillas planas dentro de maletas, era transportada a los aviones en los tractores y las camionetas de rutina. Previamente, los empleados comprometidos en el ilícito ponían en las maletas cargadas con el alcaloide el bag-tag (documento con el que se identifica la maleta para que un viajero pueda reclamarla) del equipaje de un viajero inocente. De esta manera se evitaba la revisión por parte de la Policía Nacional, porque se suponía que en el aeropuerto de origen el procedimiento se había realizado.

El otro sistema de envío del estupefaciente consistía en cambiar los embalajes de las cajas de productos de exportación como flores. Luego de haber sido revisadas por la Policía, los delincuentes, que previamente habían comprado elementos similares a los utilizados por los exportadores legales, cambiaban los guacales y los embalajes por otros cuyos compartimentos tienen capacidad hasta para 500 gramos del alcaloide.

Para burlar a los aparatos de detección de los aeropuertos extranjeros empacaban la droga al vacío y empleaban la técnica de emboquillado con la misma droga para emparejar las divisiones, así; durante el análisis parecía una sola pieza. Esta técnica se asemeja al cambio de láminas del piso o baño de una casa.