30 de julio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

4.567 riñas en todo el país durante la navidad

25 de diciembre de 2012
25 de diciembre de 2012

La institución está realizando una verificación con hospitales y puestos de salud para conocer de manera concreta el número de afectados, toda vez que algunos casos no son reportados por las implicaciones legales que tienen estos comportamientos.

La Policía Nacional desplegó en la totalidad del territorio nacional una serie de actividades operativas que en conjunto permitieron que los colombianos disfrutaran en familia la noche de Navidad.

Es necesario destacar la importancia de la incautación de 38 armas de fuego y 2.062 armas blancas dada la potencialidad criminal de estos elementos.

Vidas que se salvan

En la “nochebuena” fueron incautadas 717 botellas de licor adulterado, cuya prueba química arrojó un elevado contenido de alcohol antiséptico en su composición, lo cual se constituye en un riesgo inminente para las personas que lo hubiesen podido ingerir (3.585 víctimas potenciales).

En el mismo sentido, fueron incautados 854 kilogramos de pólvora en establecimientos comerciales de barrio, sobre los cuales se iniciarán las acciones legales para las respectivas sanciones, las cuales pueden llegar hasta el cierre de los mismos.

No obstante, las cifras de quemados reportados directamente a la Policía Nacional da cuenta de 12 personas lesionadas, de los cuales 8 son menores de edad, sin embargo, la institución realizará una verificación con hospitales y puestos de salud para conocer de manera concreta el número de afectados, toda vez que algunos casos no son reportados por las implicaciones legales que tienen estos irresponsables comportamientos.

Cabe resaltar que los padres de familia que han permitido que sus hijos manipulen pólvora y hayan resultado quemados, podrán ser sancionados como lo establece el decreto 4481 de 2006, que a la letra dice “…A los representantes legales del menor afectado por quemaduras ocasionadas por el uso de artículos pirotécnicos, a quienes se les encontrase responsables por acción o por omisión de la conducta de aquel, se les aplicará una sanción pecuniaria hasta por cinco (5) salarios mínimos legales mensuales vigentes…”

Hubo un buen comportamiento en la noche de navidad…

A pesar que se presentaron 4.567 riñas en todo el país, es destacable que este índice haya disminuido en un 22 % en comparación con la noche de navidad del año 2011, lo cual se vio representado en una reducción en las lesiones personales del 79 % (41 heridos), esto significa que gracias al control de las armas blancas y de fuego, en teoría se evitó que 154 colombianos pasaran la Nochebuena en un hospital.

Finalmente, es necesario resaltar que de mantenerse la tendencia en materia de seguridad potenciada por el Plan Cuadrantes, la temporada de Navidad y Fin de Año pasará a la historia como una de las más seguras de los últimos años, hasta la fecha, durante la época decembrina se han reducido los hurtos a residencia en un -28%, los robos a personas en un – 24 % y el hurto a comercio logró una reducción del – 25 %.

403 quemados desde el 1 de diciembre

El Universal, Cartagena

Del primero al 24 de diciembre, en Colombia se han registrado 403 casos de ciudadanos quemados con pólvora, reveló el Instituto Nacional de Salud.

Del total de víctimas, 211 son menores de edad, es decir un 52,3%.
Los departamentos en los que más lesionados ha habido son Antioquia, Quindío,  Valle del Cauca, Caldas, Norte de Santander, Risaralda, Bogotá y Cauca; los cuales acumulan 305 casos.

En Cartagena, se han registrado tres casos y también las víctimas son niños.

“Todavía queda una semana de celebración decembrina, esperamos que las familias colombianas actúen con prudencia y no permitan la manipulación de pólvora por parte de personas inexpertas y menos por niños u adolescentes. Hacerlo es una irresponsabilidad que ha dejado muchas víctimas y ha empañado la alegría de cientos de hogares”, manifestó Marcela Varona Uribe, Directora General (e) del Instituto Nacional de Salud (INS).

Las consecuencias

La lesión por quemaduras implica riesgos que ponen en peligro la vida. A diferencia de las heridas por trauma penetrante, la herida por quemaduras tiene una apariencia inicial inocente que puede confundir al médico, explica Ricardo Ferrada, jefe de la unidad de quemados del Hospital Universitario del Valle (Cali).

“Con la quemadura se inicia una cascada de eventos muy difícil, y en la mayoría de los casos imposible de detener. El Síndrome de Respuesta Inflamatoria Sistémico (SRIS), la disfunción múltiple de órganos y su posterior falla así como las infecciones, son todas consecuencias de una quemadura muy severa o una quemadura que sin ser severa es mal manejada desde el inicio. En las quemaduras de la vía aérea y las quemaduras por inhalación, los acontecimientos pueden ser aún más dramáticos y con un desenlace muy rápido”, describe el manual de manejo de urgencias del Instituto Nacional de Salud.
Para lograr un buen resultado es determinante un manejo inicial ajustado a un estricto protocolo.

Clasificación

Las quemaduras de piel se clasifican en grados, de acuerdo con la profundidad, en la siguiente forma:

Grado I. Quemaduras por exposición solar, en que solo se compromete la epidermis, con descamación en los siguientes 7 y 10 días, y no quedan cicatriz ni cambios de pigmentación.

Grado II. La lesión compromete profundidades variables de la dermis; cuando son superficiales se denominan Tipo A y cicatrizan en un plazo inferior a 14 días, sin secuelas importantes. Cuando destruyen una parte importante de la dermis, las Tipo B, la cicatrización se produce después de 18 días y la cicatriz es de mala calidad, con hipertrofia, queloide, hiper o hipopigmentación y retracciones.

Grado III. La lesión destruye toda la dermis, y no deja restos dérmicos o epidérmicos suficientes para permitir la epitelización. La cicatrización se produce por segunda intención, y la epitelización solo alcanza 1 a 2 cm desde el borde de piel sana.

Para una epitelización completa se requiere desbridar hasta obtener tejido de granulación e injertar.

Grado IV. Implica destrucción de músculo o estructuras óseas. Generalmente son producidas por electricidad. El Unversal, Cartagena.