2 de diciembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Sistemas des – Integrado de Transporte

16 de noviembre de 2012

octavio cardonaDigo que causa fatiga, cansancio  y extenuación, no porque el asunto no sea importante, no porque no sea conveniente, es porque el gobierno nacional y los locales son tan constantes y persistentes en el tema, que ya no cabe duda alguna de su voluntad en implementarlos, patrocinarlos y convertir en una realidad esa ambición de integrar entre si, en uno solo, todos los modelos o sistemas de transporte público urbano colectivo o masivo de pasajeros, para que funcionando de manera articulada sean una verdadera solución a la demanda de pasajeros, sin convertirse en un problema para la movilidad de las ciudades como infortunadamente hoy vemos en muchos lugares.

No podemos entonces oponernos a soluciones viables en materia de transporte, siempre que la integración no se haga en medio de un modelo desintegrador de otros sistemas de transporte, que gústenos o no, son necesarios, indispensables y digamos que realmente exclusivos en muchos lugares de nuestro país incluyendo a Manizales.

Aquí es muy natural que planteemos lucha por el estado mecánico de los buses, las rutas de las busetas, los horarios de los colectivos, el servicio de los cosmobuses, el funcionamiento de los taxis, el comportamiento de los vehículos de servicios especiales de turismo o industriales, la velocidad de las rutas escolares, el transporte en vehículos de tracción animal, etc. Pero muy pocas veces, digamos que casi nunca, escuchamos ninguna referencia o defensa en torno de los camperos de servicio público, los que gústenos o no, como ya lo dije antes, son necesarios, indispensables y exclusivos.

Son necesarios porque no existen otros vehículos de sus condiciones o diseño que tengan la capacidad de ingresar en terrenos de imposible transito para automóviles tipo taxi, o camionetas tipo microbús, o busetas o buses, por lo que son la respuesta única para muchos campesinos y campesinas que al igual que los citadinos, también necesitan transportarse; son indispensables porque de sustraerlos del sistema o de eliminarlos como sistema de transporte, mucho me temo que la vida del campo tendría un retroceso no inferior a cincuenta años, pues muchas zonas del país, entre ellas muchas de Manizales, volverían al caballo como único medio de transporte, y en ausencia del binomio, solo quedarían las caminatas extenuantes para el campesino, las que bien pueden entenderse si el desplazamiento se hace desprovisto de cualquier elemento, mercancía o producto, pero que bueno fuera escuchar una respuesta para los campesinos de una vereda que se quedan sin transporte en campero, pero que necesitan sacar sus productos agrícolas, que necesitan vender sus animales y que necesitan ingresar sus abonos y su comida; Son exclusivos, porque ni los mas finos y refinados automóviles, camionetas, microbuses, buses o busetas, están en capacidad técnica de ingresar a lugares de imposible trafico para ellos, tal puede ser el caso del transporte a morro gordo, santa clara, la cueva  farallones, manzanares, versalles, fonditos, solo por citar algunos ejemplos .

Tal vez sin proponérselo, y tal vez sin darse cuenta, el gobierno ha venido   desintegrando el modelo de transporte colectivo conocido como transporte mixto, eso es una realidad que no admite ninguna discusión. Precisamente se llama mixto, porque permite el transporte de pasajeros de manera exclusiva, igualmente el transporte de carga de manera exclusiva, o incluso transporte de pasajeros y carga de manera conjunta, al mismo tiempo.

Para contextualizar este asunto, me permito recordar que los camperos, conocidos genéricamente como jeeps, empezaron prestando servicios en las calles de las galerías, eran épocas donde no se les exigía ningún tipo de pólizas de responsabilidad civil, ni contractual, ni extracontractual, tampoco necesitaban el SOAT, de hecho no existía, no existía cupo máximo autorizado, es decir que podían llevar tantos pasajeros como les fuera posible, no pagaban tasa de uso por la salida de un terminal, los terminales simplemente no existían, no pagaban por la prueba de alcoholemia, de hecho no se hacían esas pruebas, el número de camperos era mínimo para un altísimo número de rutas, la gasolina era bastante económica, el campo producía en abundancia y los pasajeros se daban casi que silvestres, todo lo cual hacía que la industria del transporte en campero, fuera una industria prospera.

Hoy el asunto es bien distinto, los jeeps ya no trabajan usurpando espacio público en las calles, lo que de hecho hay que admitir que está muy bien, pero la organización de los jeeps en un lugar llamado terminal mixto, no se hizo como una inversión social del Estado, sino como un negocio del Estado, pues a los propietarios de estos vehículos los llevaron allí con múltiples promesas, casi todas incumplidas hasta ahora, y a cambio de ese traslado los gravaron con una tasa de uso que deben cancelar cada que salen despachados desde allí, con lo cual si bien hoy tenemos desocupadas las calles que antes estaban copadas por los camperos, ello se logra afectando económicamente al conductor y al propietario del campero, bien valdría la pena que se revaluara el cobro de esta tasa de uso y que el municipio entendiera que su rentabilidad esta representada en la recuperación de las calles y en el ordenamiento de las actividad bajo el esquema de inversión social, no bajo el esquema de un negocio comercial. Hoy los jeeps, deben mantener al día unas pólizas de responsabilidad civil contractual y extracontractual, las que si bien son necesarias, no por eso podemos dejar de decir que en lo económico golpean fuertemente al propietario. Hoy necesitan el SOAT, es una obligación legal tenerlo y portarlo, lo cual es bien importante,  pero no por eso podemos dejar de decir que en lo económico golpean al propietario. Hoy los jeeps solo pueden transitar con un máximo de diez pasajeros, pues así lo autoriza la norma, lo cual es aceptado de manera total, pues ese control evita muchas lesiones y muchas muertes, pero es indudable que si antes podían transitar con tantos pasajeros como fueran capaces y hoy están limitados a diez pasajeros, ello indudablemente reduce sus ingresos, incluso hay casos en que algunos controladores del transito entienden que diez pasajeros, es igual a diez ocupantes y por eso consideran al conductor un pasajero, realizando la orden de comparendo cuando encuentran once ocupantes; Hoy son tantos los camperos en servicio que muchos de ellos no trabajan más que uno o dos días a la semana, pues su sistema de trabajo es a través de lo que se conoce como turnos, y en ocasiones no hacen mas de un turno por semana, lo que evidentemente golpea económicamente al propietario y al propio conductor; Hoy día deben realizarse una prueba de alcoholemia cada que inician un viaje, lo cual es apenas necesario y justo en defensa de la seguridad de los pasajeros y los peatones, pero esa prueba se hace por cuenta del bolsillo del propietario del jeep, lo cual es un costo adicional que los afecta económicamente;  Hoy tienen muchísimas menos rutas que hace varios años, pues sus servicios han venido siendo colonizados por el transporte urbano colectivo en buseta, tal es el caso de las rutas a la linda, la cuchilla del salado, la palma, san peregrino, la violeta, alto bonito, la maría, solo por citar algunos casos, igualmente han perdido rutas por efectos del transporte intermunicipal, tal es el caso de la situación con la ruta de arauca, la rochela, santagueda, entre otros, y finalmente se han visto arrinconados por servicios especiales de turismo los fines de semana cuando de llevar turistas a los centros recreacionales se trata, todo ello, golpea económicamente a propietarios y conductores. No es necesario hablar mucho del tema de la gasolina, pues es hecho notorio que la misma está por las nubes, lo que indefectiblemente afecta económicamente al propietario y al propio conductor; para concluir en esta parte solo tengo que decir que el campo ya no produce igual, y que de los pocos pasajeros que quedan ya muchos tienen moto para salir a la ciudad.

Estamos desintegrando el sistema de transporte mixto, una problemática económica los tiene asfixiados,  si no hacemos nada por esos muchachos en poco tiempo no serán mas que una historia, lo cual sería aceptable y bienvenido si ya tuviéramos una respuesta seria y efectiva a la demanda de transporte de carga y de pasajeros en nuestros campos, pero esa respuesta estará por siempre atada a unas mejores vías, con pavimento rígido y donde puedan rodar vehículos sin doble tracción, de no ser así, lo mas conveniente sería hacerle una cirugía a ciertos asuntos que guardan relación con estos señores, sin que se afecte la seguridad, sin que pongamos en riesgo la vida de nadie, pero si procurando una mejora en la calidad de vida de estos transportistas, que gústenos o no, son co responsables del desarrollo del campo Colombiano.

Esa es mi opinión, me gustaría conocer la suya, hagamos propuestas, ese no es un problema de ellos, es un problema de todos.