11 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Presidente Santos advierte que no se debe hablar de crisis en la caficultura

28 de noviembre de 2012
28 de noviembre de 2012

El Mandatario explicó que en la actualidad, tanto el precio internacional, como el precio nacional y la tasa de cambio se encuentran en niveles levemente inferiores al promedio del periodo 2006-octubre de 2012, pero —enfatizó— “claramente no se evidencian choques externos a la caficultura.”

Agregó que “dicha situación del ingreso incide de manera particular en variedades susceptibles que, por obvias razones, tienen mayores costos y por lo tanto deben tender a desaparecer”.

Indicó que, conscientes de la baja en el ingreso de los cafeteros, el Gobierno Nacional tomo la decisión, que se anunció el fin de semana, de utilizar los 50 mil millones de pesos que, con el liderazgo de los congresistas, se incluyeron en el presupuesto para el Programa de Apoyo al Ingreso del Caficultor, respaldando a los cafeteros como siempre lo hemos hecho.

“Contando con estos recursos decidimos triplicar el mencionado apoyo de 20 mil pesos a 60 mil pesos por carga de café, hasta el 31 de enero de 2013, siempre que el precio esté por debajo de 650.000 pesos”, dijo el Presidente Santos.

Subrayó que con este incremento, “se da un claro mensaje de esperanza y compromiso para que el caficultor pueda tener un precio más remunerativo que le permita superar la coyuntura actual”.

El Presidente Santos también recordó que hubo “una crisis cafetera —de verdad— la que nos correspondió sortear en los inicios de la década anterior, cuando el precio se situó cerca a los cincuenta centavos de dólar. ¡Y salimos adelante! Salimos adelante con el esfuerzo y el consenso de todos”.

A su vez, el Mandatario explicó que antes de hablar de crisis, se debe tener en cuenta los siguientes parámetros:

“Primero, no puede haber ineficiencias u otros costos no asociados propiamente a la actividad cafetera en las variables utilizadas como referencia para establecer si el precio interno está por debajo de los costos. Que eso quede muy claro, y es un lineamiento especialmente para la institucionalidad cafetera”, señaló.

Añadió que “lo segundo es que el precio de referencia no puede ser el precio más alto de los últimos años; el precio tiene que ser aquel que refleje las condiciones y especialmente las señales prevalecientes del mercado”.

El otro aspecto que el Jefe de Estado citó fue que la caficultura colombiana se caracteriza por ser muy heterogénea en su composición, y es una caficultura cambiante en la que los ejes de producción van modificándose dependiendo de diversas circunstancias.

“Ver las dificultades de algunos tipos de caficultura, o de algunas regiones particulares, es muy distinto a considerar la situación actual como una crisis gravísima de la caficultura colombiana”, indicó.

Recursos de renovación

De otro lado, el Presidente Santos dijo que con satisfacción se constató que entre enero de 2011 y octubre del presente año se han renovado casi doscientas mil hectáreas de café.

“No obstante lo anterior, no toda el área de producción se ha renovado con variedades resistentes lo cual ha impedido la rápida recuperación de la producción promedio del país, y la hizo particularmente susceptible frente a la ola invernal”, dijo.

Y concluyó: “Debemos garantizar que los programas y apoyos del Gobierno se utilicen para la renovación con variedades resistentes. Mantener el apoyo a otro tipo de cultivos es perpetuar mayores costos y amplificar riesgos, y más aún frente al cambio climático”.