8 de diciembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Otro cantante de música urbana es asesinado en menos de 12 días en Medellín

11 de noviembre de 2012
11 de noviembre de 2012

roberth barrera

«Lamentablamente ayer fue acribillado Roberth Steven, un joven con habilidades musicales. No nos esperábamos esta pérdida y de uno de nuestros jóvenes. Ahora tememos por nuestras vidas», dijo a una agencia de noticias internacional Jhon Sánchez, líder juvenil y director de la organización musical y cultural Son Batá.

Por su parte, el rapero y activista local Jeison Castaño explicó que «Garra», de 17 años de edad, fue ultimado con un arma de fuego por un sicario.

«Teniendo la claridad de lo que había que hacer que no se ha hecho, la responsabilidad en este instante recae en el Gobierno local, que no está haciendo lo correspondiente y lo solicitado para los chicos que están dentro de la comuna», consideró Castaño, conocido como «Jeihhco».

Robeth Steven Barrera era integrante del grupo musical Alto Rango y miembro de la escuela de hip hop Kolacho, una de las varias instituciones del movimiento rapero en la Comuna 13 de Medellín, afectada por una disputa de territorios entre bandas armadas y donde en los últimos años han sido asesinados diez raperos.

El crimen de este artista fue cometido 12 días después de que en la misma zona muriera de manera violenta Elíder Varela, apodado “El Duke”, fundador de la escuela de hip hop La Kamada y del grupo Comando Elite de Ataque (CEA).

«El Duque» fue asesinado el pasado 30 de octubre en la madrugada en El Salado, otro barrio en las laderas de la Comuna 13.

En protesta por el crimen de Varela, el colectivo de artistas urbanos de la zona realizó, tras las exequias, una marcha por las calles de El Salado, actividad que no fue bien recibida por los presuntos asesinos del artista, que no están identificados.

El pasado miércoles, un grupo de más de 70 menores de edad y jóvenes raperos tuvieron que abandonar varios barrios de esta comuna para salvar su vida luego de haber recibido amenazas de muerte de desconocidos.

«Actualmente somos 25 jóvenes los que todavía estamos fuera de Medellín por el alto riesgo. Esperamos que las autoridades cumplan con planes de seguridad aunque la fuerza pública no soluciona el tema social en la comuna», consideró el director de Son Batá.

Medellín vivió en las décadas de 1980 y 1990 una enorme oleada de violencia derivada de las actividades de narcotraficantes, principalmente de Pablo Escobar, muerto por la Policía en 1993.

teleSUR-AFP-prensalibre.com/kg/KMM