18 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

No admitir una nueva guerra aconsejan a Santos.

24 de noviembre de 2012

Para que tantos territorios, si muchas veces los vemos como baldíos, si nada creador en lo social hacemos por ellos?

Más recomendable que ignorar lo sentenciado es establecer de quien o de quienes fueron las inacciones y omisiones que produjeron lo que quieren presentar como una tragedia. No debe repetirse la condición de reclamantes rechazados.

Por inacciones u omisiones de gobiernos distintos del suyo todas las zonas habitadas por negros, los pobladores de San Andrés y Providencia y de los sectores de miserias de Santa Marta, Cartagena, Buenaventura, Chocó y Nariño siempre han sido ignoradas por las instituciones del Estado, los Ministerios y otros despachos, ignorados también por los precarios presupuestos de desarrollo social.

No hay mal que por bien no venga y tienen razón quienes invocan el dicho porque ahora es posible pensar en que cambiarán los karmas para los atrás mencionados.

Es hora de recordar parte de pensamientos interesantes del filósofo Inglés Bertrand Russell como los relacionados con las advertencias de que debe pensarse en lo que puede pasar después de que realicemos determinados actos, como el de no acatar el fallo de una Corte que con otro fallo habría ganado nuestros aplausos por los beneficios resultantes.

Si no se acata lo fallado vendrán discusiones y posiblemente actos militares no fáciles de controlar y entonces también es hora de admitir que lo militar no produce sino muertes, muertes, muertes y más muertes. No deje, Señor Presidente, que se produzca otro conflicto. No admita más guerras. Ya estamos agotados de batallas con ilegales de todas las pelambres.

Este puede ser el momento para que haga gala de sus portes de buen manejador de situaciones difíciles y entonces más que llevar a todos los territorios conformantes de una región a una lucha estéril, comprometer a sus líderes en varias empresas multinacionales, tipo Ecopetrol, como lo han sugerido varias personas , para explotar todos los recursos naturales de la zona en controversia, empezando por una muy grande en San Andrés y con una extensión, que es posible y viable, en el cayo de Serrana.

Advierta, Señor Presidente, que aun perdiendo tantos kilómetros cuadrados Colombia sigue teniendo en tierras fecundas el doble de las que tiene España y cincuenta veces las de Israel.

Todo lo anterior se lo dice alguien que estuvo presente en Serrana cuando Estados Unidos le devolvió a Colombia derechos sobre los cayos, hermosos lugares a los cuales en esa ocasión no llegó ningún alto funcionario y alguien que escribe con la sospecha de que los que están hablando tanto del asunto nunca han estado allí.

Me someto a cualquier burla que venga por afirmar que Colombia, si tiene ahora hombres con ideas y de acción puede ser país de mucha importancia en el mundo. Ya tiene un Presidente que ofrece Prosperidad para todos.

San Andrés para atraer el turismo y ser distinguida en el mundo –nunca sobrará decirlo– requiere de un Mapa Territorial Especial para que se le puedan construir muchos conjuntos cerrados con cabañas de dos pisos, agua potable, personal científico para su hospital, energía barata para todos y alcantarillado. Lo demás ya lo hicieron los árabes, judíos, antioqueños y vallunos.

Hay que empezar, Señor Presidente por establecer que el presupuesto nacional es para todos y no para unos pocos privilegiados gracias a trampas electorales y politiqueras.

Fraternalmente,

Elkin Mesa Muñoz.