20 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Los linchamientos morales

9 de noviembre de 2012
9 de noviembre de 2012

cesar montoya En el Quindío fue asesinado Oscar Tobón Botero, joven abogado, muerto cuando lo musicalizaba el río de la vida. Era, en su momento, la más sólida esperanza del conservatismo caldense. En Calarcá también pereció en cruel emboscada Juan Gregorio Hurtado. Luis Granada Mejía sobrevivió milagrosamente de un atentado en Circasia. En Pereira  fue acribillado Jaime Sanz Hurtado bravo general de las masas azules. En Supía chuzaron a Silvio Villegas después de una concentración política. En Pensilvania sacrificaron a Darío Maya impecable ciudadano, símbolo de los ideales conservadores. En Manizales alevosamente fue ultimado Floro Yepes bandera de una derecha vertical. Orlando Sierra fue prematuramente trasladado al océano de la eternidad por manos perversas  que taladraron  su corazón de capitán. No hace mucho al liberalismo le troncharon el penacho vital de Oscar González. La sangre del justo Abel  ha corrido a caudales por esta geografía.   

También hubo intentos de linchamientos morales. El ascenso de Gilberto Alzate Avendaño estuvo sembrado de chambas hostiles para impedirle su vertiginoso avance en el cariño popular.Tuvo que guarecerse, por mucho tiempo, en el silencio rumiador  de su oficina, mirado como un azaroso peligro para los santurrones  que desde los clubes sociales y las sacristías, orientaban y decidían la suerte del conservatismo. Trancaron las puertas para mantenerlo en el ostracismo. Pero como Alzate era un Zeus  provocador de estruendos sísmicos, humilló las resistencias y como el caballo de Troya, hecho de maderas vírgenes, ingresó sorpresivamente a los santuarios octogenarios de la tribu y se tomó en asalto asombroso el comando de las derechas, en la histórica Convención del Escorial.

Silvio Villegas, Alzate Avendaño  y Pilar Villegas fueron  llevados a los estrados judiciales. Obviamente absueltos.

La vida de Omar Yepes Alzate está sembrada de talanqueras. Por haber nacido en una vereda;  por no haber sido columpiado  en cunas con cam- panillas de  oro; por no pertenecer a las prosapias vejetes; porque su progenitor tuvo un Gólgota en donde fue sacrificado; porque fue espadachín e irreverente al enfrentarse a la perfumada gerentocracia acostumbrada a los  mahumetanos arrodillamientos; porque a todos les migó sucesivas derrotas ; porque le inventaron crímenes inexistentes; porque siempre fue aclamada su inocencia en  decisiones unánimes de los altos tribunales; porque se impuso y dominó;  ¡qué se yo!,  por esto y por aquello, siempre fue exhibido en una cruz de ignominia  como un personaje siniestro  que asustó y pulverizó las modorras de los  palaciegos vencidos. Omar Yepes está cumpliendo cincuenta años  de fecunda vida política, sin haber  sufrido ¡nunca!  una sola derrota electoral.

Alvaro Gómez Hurtado padeció la gratuita ojeriza de sus adversarios solamente por ser hijo del Monstruo Laureano Gómez.Fue tan recia la impronta de este caudillo, a quien según Guillermo Valencia solo se podía amar un odiar, que su hijo heredó las rabias impotentes de sus enemigos. Algo similar ocurre en Caldas con Arturo Yepes.  Le tratan de cobrar la relación fraterna con nuestro Jefe.  ¡Cuán equivocados están sus detractores! Poco lo conocen. Arturo Yepes es un orador elocuente. No un retórico como lo somos muchos. Luce sustantivo,con ideología profunda y convicciones inalterables.  Además del verbo encendido, es un sembrador de verdades. Ahora ha pasado de los floridos tropos  tribunicios, a la cátedra. Lo hemos escuchado en su nuevo lenguaje pedagógico, enseñando, diseminando conocimientos, metiéndose al cerebro de la gente como un apóstol de verificaciones elementales.

Llegará. Va a llegar al Congreso. Cincuenta mil conservadores de Caldas lo tenemos en un cenit de gloria. Contra la infamia, contra las calumnias, contra quienes pretenden amojonar esta tierra de martirologios injustos, Arturo Yepes habrá de imponerse por su perseverancia como predicador y por los surcos que fecunda con el manantial de su palabra.