9 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La última muerte de Fidel Castro

7 de noviembre de 2012
7 de noviembre de 2012

albeiro valencia llano Sufre “un embolismo masivo en la arteria cerebral derecha… No está en soporte artificial, ni ventilación mecánica, pero su salud es precaria”, informó el citado médico.

La gran prensa se apresuró a difundir la nueva muerte de Fidel. El ABC informó que esta vez la noticia sonaba verosímil. “Parecía acertado morirse en el 50 aniversario de la Crisis de los Misiles. Todo un detalle”. Anotó el prestigioso medio.

Esta vez la preocupación estaba precedida de varios hechos: la última aparición pública de Castro fue en el mes de marzo, cuando visitó en la Nunciatura al Papa Benedicto XVI, con motivo de su visita a la isla. Además, no había vuelto a publicar sus “Reflexiones”, artículos que empezó a escribir cuando se enfermó, hace seis años.

Para frenar los rumores y desmentir las noticias escribió un artículo (octubre 21), que se publicó en la Web oficial Cubadebate. Aparece ilustrado con nueve fotografías tomadas por su hijo, el fotógrafo Alex Castro. Las imágenes lo muestran cuidando el jardín y apoyado en un bastón. Está vestido con camisa de cuadros, pantalón deportivo y sombrero de paja; tiene en la mano el periódico Granma del 19 de octubre.

En su artículo titulado “Fidel Castro está agonizando”, critica al “presunto médico” por calificar su estado de salud como “muy cercano al estado neurovegetal”. A continuación dedica unos párrafos a los medios de comunicación “casi todos en manos de los privilegiados y ricos”, que publican estas estupideces. Y termina la prueba de supervivencia con algunas ironías: “Me gusta escribir y escribo; me gusta estudiar y estudio… Dejé de publicar Reflexiones porque ciertamente no es mi papel ocupar las páginas de nuestra prensa, consagrada a otras tareas que requiere el país.
¡Aves de mal Agüero! No recuerdo siquiera qué es un dolor de cabeza. Como constancia de cuan mentirosos son, les obsequio las fotos que acompañan este artículo”.

Los enemigos de Fidel

Los cambios políticos y económicos que introdujeron Fidel Castro y su equipo de gobierno, desde 1960, causaron profundo malestar en el gobierno de Estados Unidos, perjudicaron a la mafia y a los grandes grupos económicos de la isla.
Las administraciones de D. Eisenhower y de John Kennedy dieron importantes pasos para cambiar el sistema: el bombardeo realizado el 15 de abril de 1961 y la invasión a Playa Girón (Bahía de Cochinos). La Operación Mangosta, que incluía actos de sabotaje a la economía y acciones terroristas. La expulsión de Cuba de la Organización de Estados Americanos y el asfixiante bloqueo económico y político.

Cuando la pequeña isla logró superar estas duras pruebas, incluyendo la Crisis de los Misiles, los enemigos del proceso cubano se orientaron hacia el atentado personal. Se han producido centenares de anuncios sobre la muerte de Fidel, y los organismos de inteligencia de Cuba han descubierto y neutralizado más de 600 atentados. Esta cacería humana habría atemorizado y desesperado a cualquier persona común y corriente. Fidel se convirtió en el comunista más famoso y una piedra en el zapato para la superpotencia. Además desespera a los exiliados cubanos en Miami quienes han desarrollado numerosas estrategias para eliminarlo.

Después de 50 años los enemigos del líder cubano entendieron que se les acabó el tiempo; muchos exagentes de la CIA, y mercenarios que fracasaron en el intento, han contado sus macabras operaciones. En esta dirección es muy conocido el documental “638 maneras de  matar a Castro”.

Desde 1961 se desató una guerra secreta de los gobiernos estadounidenses, a espaldas del pueblo. La CIA actuó ideando planes que no salpicaran la Casa Blanca; pero como nada permanece oculto por mucho tiempo, el siguiente es el listado de intentos de asesinar a Fidel durante las administraciones: D. Eisenhower (38), John Kennedy (42), Lyndon Johnson (72), Richard Nixon (184), Jimmy Carter (64), Ronald Reagan (197), George Bush (16) y Bill Clinton (21).
La CIA planeó atentados de todo tipo, unas veces con sus propios agentes y otras con apoyo de la mafia: desde la eliminación física hasta proyectos para afectar su imagen ante el pueblo; acometidas sofisticadas, propias de Misión Imposible,  y operaciones que producen risa por lo ridículas. Planearon echar polvo en sus zapatos para que se la cayera la barba, que era considerada símbolo de los guerrilleros de la Sierra Maestra y ensayaron rociar con LSD un estudio de TV, para que perdiera la compostura mientras hablaba. Hubo muchas maniobras para envenenar sus famosos puros.

Las acciones más famosas y recordadas son: pusieron una jeringa con veneno en un estilógrafo; planearon un atentado con una granada en un partido de beisbol; intentaron poner una píldora de cianuro en un batido de chocolate; aprovecharon su afición al buceo y envenenaron su traje; quisieron dispararle con una bazuca mientras daba un discurso; trataron de dispararle con una cámara fotográfica; la CIA reclutó a su amiga Marita Lorenz para que lo envenenara, en un hotel de La Habana; en el año 2000 el agente de la CIA Luis Posada Carriles planeó un atentado contra el líder cubano, en su visita a Panamá.

Mientras tanto los agentes secretos de Cuba hacían grandes esfuerzos para detectar y desbaratar los planes de los enemigos. De acuerdo con el mismo Fidel Castro, logró sobrevivir porque los terroristas eran mercenarios y tenían miedo a morir si ejecutaban el asesinato y no poder disfrutar la recompensa.

El líder cubano tiene 86 años y sus muchos enemigos también han envejecido o muerto; tendrán que seguir esperando su fallecimiento y mientras tanto la revolución cubana cumplió medio siglo, luchando contra vientos y tempestades.