16 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Farc anuncian tregua unilateral de 2 meses

19 de noviembre de 2012
19 de noviembre de 2012

No habrá atentados contra las fuerzas armadas, la infraestructura vial y de infraestructura ni acciones contra la población civil.

Versión de Colprensa

“No habrá acciones ofensivas, ni sabotajes, ni de ataques en ninguna parte del territorio nacional”, es el primer anuncio desde las Habana, cuando arranca el proceso de paz entre el Gobierno Nacional y las Farc.

Queda pendiente la posición del Gobierno frente a esto, pues el pasado domingo el presidente Juan Manuel Santos y el jefe negociador del Gobierno Humberto de la Calle indicaron que de existir esta tregua la guerrilla la aprovecharía para armarse.

Márquez, también pasó por encima las reglas del Gobierno de no dar declaraciones y habló de que es necesaria y urgente la participación de la ciudadanía en el proceso de paz.

El jefe negociador de delegación del Gobierno Nacional, Humberto de la Calle Lombana, informó, minutos antes de comenzar la reunión con la Farc, cuál será la posición que se tendrá durante la discusión del primer punto, los temas agrícolas.

De la Calle en declaraciones a la oficina de comunicaciones del Gobierno Nacional para el proceso de negociación, sostuvo que tiene todo el sentido comenzar por este punto, que “es en donde se desarrolla el conflicto y sino cambia se perpetúa el conflicto”.

El jefe de la delegación insistió en que el Gobierno no llega a negociar la propiedad privada, ni el modelo económico, sino que se va a hablar sobre la estrategia del Gobierno de lograr el desarrollo agrario en el país.

En ese sentido sostuvo que ya se comenzaron a aplicar algunas medidas, pero a la vez se está tramitando en el Congreso el proyecto de desarrollo agrario. “Si una persona está disfrutando el campo debe sentir alivio porque vamos a acabar con esa brecha”, afirmó.

De la Calle igualmente aprovechó para informar lo que no se deberá dar en la mesa de negociación: “Es un proceso serio y digno para las partes, es el momento de las decisiones no de los discursos”.

También reiteró que no hay afán alguno por estar informando los detalles de cómo van avanzando cada una de las reuniones, “no es un concurso de oratoria, hay mecanismos concertados, protocolos de negociación, sabemos que debemos brindar información cuando sea oportuno y haya algo que comunicar”.

Comienza la negociación
La confidencialidad es total, al punto que por poco ni los medios pueden registrar la llegada del equipo negociador del Gobierno pasadas el pasado domingo en el Aeropuerto José Martí. 

Gobierno y guerrilla se reunirán durante tres horas esta mañana, allí se espera que De La Calle abra la discusión hasta el medio día, mientras que en la tarde las partes se reunirán por aparte

Esta actividad la mantendrán así por lo menos hasta el miércoles, día en que definirán si hacen un pronunciamiento, situación de la que no es partidario el Gobierno, que insiste en que el proceso esté rodeado de la confidencialidad. 

Esta, considerada la segunda fase del proceso, se llevará acabo mediante reuniones de 10 días, que según palabras de Sergio Jaramillo, “serán ininterrumpidas”. A aunque esto no implica que cada días el total de negociadores de las partes esté presente en la mesa, sino que de acuerdo a los temas podrán ausentarse algunos, sin que salgan de la isla.

El equipo está conformado por Humberto de la Calle Lombana, jefe de la comisión, Sergio Jaramillo, comisionado de paz; Luis Carlos Villegas, representante de los gremios; Frank Pearl, ex ministro de ambiente; el general (r) Jorge Enrique Mora Rangel y el general (r) Oscar Naranjo.

La noticia internacional/El País, madrid

A las puertas del Palacio de Convenciones de La Habana, donde se mantendrán a puerta cerrada las conversaciones entre el Gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para alcanzar una salida pacífica a un conflicto que ya lleva casi 50 años,el portavoz de esta guerrilla y número dos, Luciano Marín Arango, alias Iván Márquez, anunció que la guerrilla mantendrá un alto al fuego unilateral entre mañana, 20 de noviembre y el próximo 20 de enero de 2013. Hoy es el primer día de negociaciones.

A partir de hoy, el Gobierno colombiano y la guerrilla discutirán una agenda de cinco puntos entre los que está la política de desarrollo agrario integral, la participación política, el fin del conflicto, la solución del problema de las drogas ilícitas y el tratamiento de las víctimas.El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, reiteró este fin de semana en Cádiz su firme intención para que las charlas lleguen a un buen fin.

El comunicado difundido por la guerrilla indica que «El secretariado de las FARC-EP […] ordena a las unidades guerrilleras en toda la geografía nacional el cese de toda clase de operaciones militares ofensivas contra la fuerza pública y los actos de sabotaje contra la infraestructura pública o privada durante el periodo comprendido entre las 00.00 horas del día 20 de noviembre de 2012 hasta las 00.00 horas del día 20 de enero de 2013».

El cese de hostilidades ha sido un tema en el que las FARC han insistido al gobierno de Santos, desde que se hizo público el Acuerdo General para la Terminación del Conflicto, que firmaron ambas partes luego de una etapa de conversaciones que se mantuvo en secreto. Sin embargo, el presidente Santos ha sido claro y ha insistido en que no se detendrán las operaciones militares, y el trabajo de las autoridades seguirá con normalidad a pesar de las negociaciones.

El equipo del Gobierno colombiano está liderado por el abogado y exvicepresidente Humberto de la Calle. El primer punto del diálogo entre las partes será el problema de la tierra en Colombia, como figura en el «acuerdo general para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera». A dicho acuerdo, con el que se pretende poner fin a medio siglo de conflicto, llegaron el Gobierno y esa guerrilla tras seis meses de conversaciones secretas celebradas también en la capital cubana, tras lo cual en octubre pasado se instaló la mesa de negociación en Oslo, aunque el diálogo se llevará a cabo en Cuba.