14 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Capturado «Javier Piloso», tercer cabecilla del décimo frente de las Farc

28 de noviembre de 2012
28 de noviembre de 2012

La Operación “Prometeo”, realizada como resultado de arduas labores de inteligencia, se llevó a cabo cerca del caserío Santo Domingo de la mencionada localidad, a donde había sido enviado para coordinar acciones criminales contra el sector privado, en desarrollo de la recomposición financiera del Bloque Oriental, contemplada en el Plan “Renacer” y ordenada luego de la neutralización de Víctor Julio Suárez Rojas, más conocido como “El Mono Jojoy”.

“Javier Piloso”, con más de 17 años de trayectoria en las Farc, fue hombre de confianza de alias “Grannobles” (hermano de Suárez Rojas), participó en varios atentados contra la infraestructura petrolera en el departamento de Arauca, a la vez que asumió la administración de diversas propiedades adquiridas por el Bloque Oriental en la frontera con Venezuela, llegando a manejar sumas superiores a los 2 mil millones de pesos.

Precisamente en marzo de 2010, exactamente seis meses antes de la Operación “Sodoma”, este individuo fue acusado por sus cabecillas del hurto de dineros pertenecientes al Secretariado y a algunos jefes de frente, recursos que según las evidencias encontradas en los computadores incautados al cabo de ese resultado, fueron invertidos en la compra de vehículos de servicio público e inmuebles, entre otros activos. Por esta razón, alias “Rafael Gutiérrez”, quien para la época encabezaba el frente 45, propuso al Estado Mayor del Bloque un consejo de guerra contra Cáceres Mecon.

No obstante, la ofensiva de la Fuerza Pública obligó al repliegue de las unidades guerrilleras, cuya estructura se vio seriamente debilitada con los golpes al “Mono Jojoy” y “Alfonso Cano”, teniendo que recomponer sus cuadros, situación que cambió la suerte de “Javier Piloso”, quien no solo se salvó de ser ejecutado, sino que además fue encargado de las finanzas del minibloque ABC (con presencia en Arauca, Boyacá y Casanare).

Ángelo Cáceres, quien estaba al frente de un grupo de sicarios responsables de extorsiones y asesinatos contra comerciantes colombianos y venezolanos en zona de frontera, fue condenado a 40 años de prisión como autor del secuestro y posterior asesinato de los indigenistas norteamericanos Terence Freitas, Ingrid Washinawatok y Larry Gay, en hechos ocurridos entre Cubará y Saravena en 1999.

“Javier Piloso” fue trasladado a Bogotá y puesto a disposición de la Fiscalía General de la Nación.