12 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Creer en el futuro de Manizales

5 de octubre de 2012

Es muy alentador para la capital caldense que, después de lo que sufrió durante la temporada invernal de abril del 2011, una compañía del tamaño e importancia de la firma europea insista en mantenerse en Manizales, y desde aquí proyectarse hacia toda América Latina. Es una clara demostración de confianza y credibilidad en el futuro de la ciudad, una apuesta por una región en la que durante 45 años ha logrado mantener sus operaciones y crecer.

Gracias a esta expansión, Colombit podrá fortalecer la producción de piezas de fibrocemento, donde ya copa el 60% del mercado colombiano, y convertirse en el mayor fabricante de estos elementos en Iberoamérica, con cerca de 500 mil toneladas al año. Su paso es un gran ejemplo para todos los empresarios colombianos y extranjeros que desde tiempo atrás fijaron sus actividades en Manizales para que sigan creyendo en las ventajas que tiene nuestra ciudad como polo de desarrollo industrial.

También es un tácito llamado a todos los inversionistas que están llegando al país, y que están buscando excelente mano de obra, condiciones de seguridad, cobertura de servicios públicos y ubicación estratégica, entre otros beneficios, para que pongan sus capitales a generar empleo y a producir para exportar. Es evidente que, ante la crisis económica europea, muchos empresarios tienen sus ojos puestos en América Latina, y especialmente en Colombia. Debemos lograr que se fijen en las ventajas que tenemos en Manizales y que aprovechen los beneficios tributarios de la Zona Franca Andina, por ejemplo.

Desde Caldas, con el respaldo del Gobierno Nacional, tenemos que seguir trabajando en la mejora de la infraestructura vial y en la consolidación de un transporte aéreo eficiente. Debemos lograr en el mediano y largo plazo que tengamos una comunicación rápida y segura hacia y desde Bogotá, y al mismo tiempo fluidez en la salida hacia el océano Pacífico. Con la Ruta del Sol y las Autopistas de la Prosperidad, Caldas quedará conectada por excelentes vías hacia la Costa Atlántica, lo cual también tiene que ser aprovechado.

La actitud de la multinacional belga de seguirle apostando a la capital de Caldas tiene que llevarnos a reflexionar acerca de las riquezas que tenemos, a las que a veces nosotros mismos menospreciamos. Es así como los inversionistas locales, en lugar de irse con su dinero hacia otras regiones, e incluso a otros países, deberían decidirse a generar nuevos negocios y, por tanto, más empleo en Manizales. Es un hecho que las cadenas de grandes superficies también están creyendo en el porvenir de la ciudad, por lo que no hay motivo para que nosotros, quienes vivimos y trabajamos aquí, no hagamos lo mismo.

La actual es una coyuntura especial que debe ser aprovechada para atraer capitales, y tenemos por los caminos de los TLC y de los atractivos del Paisaje Cultural Cafetero, las herramientas suficientes para crecer en forma decidida. Por eso, insistimos en la necesidad de que desde el gobierno local se evite caer en el error de buscar recursos sacrificando la posibilidad de que lleguen empresas. Es, por el contrario, el momento de ir en busca de ellas, para que aprovechen las mismas ventajas que vieron los inversionistas belgas.

La Patria/Editorial