9 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

No se aprendió la lección

18 de septiembre de 2012

ferney pazTres fueron entre otros, los factores más importantes que se le plantearon a la sociedad colombiana para reformar la constitución del 86, que con todos sus defectos, era una obra jurídica, coherente y de gran contenido conceptual, con las modificaciones de los años 36, 45, y 68:
.- El desprestigio del Congreso de la República y la necesidad de introducirle cambios radicales a su estructura y funcionamiento legislativo.
.- La falta de credibilidad del sistema judicial, buscando  hacerla  ágil, eficaz, pronta y cumplida.
.- El narcotráfico como factor de corrupción y perturbación de la paz social y tranquilidad ciudadana.
Han transcurrido más de 20 años, y la pregunta que se formula el ciudadano  del común, es si el país ha experimentado cambios sustanciales con la nueva Constitución que introdujo figuras  e instituciones que modernizarían la sociedad, mas la concepción de ser un Estado Social de Derecho, en donde las normas  deben ser interpretadas con equidad y sentido social, y sus gobernantes deben estar al servicio de la comunidad y no la comunidad al servicio del gobernante.
Rescatando la figura de la tutela  o derecho de amparo, como  protección de los derechos individuales, permanentemente  vulnerados y atropellados por el Estado, a  través de sus  organismos de seguridad social, erigiéndose como  el primer transgresor de la Constitución,  duele afirmar que  el avance institucional  ha sido poco, rescatando las  posiciones de la Corte Constitucional en la defensa del concepto de Estado Social de  Derecho y las políticas de racionalización judicial  desarrolladas por  el Consejo Superior  por intermedio de su Sala Administrativa, para   la modernización de la rama judicial, en la búsqueda de  reducir la congestión y el atraso judicial, pan diario que lesiona al usuario y abogados litigantes, pero a pesar de ese ingente esfuerzo  la queja es generalizada por la dilación en los procedimientos  y la mora en las decisiones.
El hecho  de que la sentencia judicial no se profiera  oportunamente, genera desconfianza a nivel del tejido social y atenta contra la paz social que tanto anhelan los colombianos, y si a esto se le suman  los  interrogantes que deja  el programa de descongestión, que bien merece ser revisado por el organismo competente, por cuanto está generando una inseguridad jurídica por la forma como se producen los fallos, ya que se imponen  cumplir unas metas estadísticas, no dando espacio para el estudio sereno y jurídico del  proceso y el sistema de elección de los funcionarios, que algunos califican  como la intromisión del clientelismo judicial, hasta el punto que ya se  alude  al caos judicial, en lugar de descongestión judicial, por la forma como se distribuyeron los expedientes, originando  dilaciones en el conocimiento del mismo  y extravíos en muchos casos de procesos.
Y en cuanto al Congreso de la Republica  pareciera ser que el antecedente histórico no ha sido tenido en cuenta por  las vinculaciones de muchos de ellos a investigaciones penales por parte de Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, por presuntos turbios apoyos electorales con organizaciones al margen de la ley,  pero  lo más lamentable  lo constituye la desidia, la estolidez y el conformismo de una sociedad que reitera su apoyo electoral  a  esta clase política y se constituye en la dramática ecuación en que se  resuelve y concreta nuestro futuro político y social.
.Respecto a la Fiscalía General de la Nación, creada con los mejores augurios, como ente investigador y acusador, dotada con una logística criminalística para la persecución del delito, la vemos cuestionada por los distintos  medios, por decisiones judiciales tomadas al calor de los hechos, para luego ser revocadas, y el constante rechazo de pruebas por los jueces ordinarios, con disculpas oficiales por parte del señor fiscal,  razón de peso para deducir que algo está pasando y deberá ser materia de un serio análisis por la misma rama judicial, la academia, la opinión pública y rescatar su credibilidad e importancia en el desarrollo de una sociedad civilizada, en donde se pide más justicia que fuerza pública.
Todo lo anterior, nos lleva concluir muy a nuestro pesar, que seguimos con los mismos males y algo habrá que hacerse, que faltan cosas por hacer, que  redunden en beneficio de la sociedad y no quisiéramos pensar que alguien o ciertos sectores, se oponen a su realización.

Adenda: En esta época  de diálogos  por la paz, resulta interesante traer dos pensamientos para la reflexión, que hacen propicio un espacio para conversar al estilo de Borges. “el diálogo tiene que ser una investigación y poco importa que la verdad salga de uno o de boca de otro. Yo he tratado de pensar al conversar, que es indiferente que yo tenga la razón o que tenga la razón usted; lo importante es llegar a una conclusión, y de qué lado de la mesa llega eso, o de que boca, o de que rostro, o de que hombre es lo de menos .”
“En  la guerra como en el amor, para terminar hay que acercarse. “- Napoleón  ¡

Otros artículos del columnista

Solo la verdad en la búsqueda de la paz
Por el decoro y dignidad profesional del abogado
La crisis del estado  e indiferencia ciudadana
Se agitan tesis de revocatoria
El error ideológico de los movimientos insurgentes
Reforma judicial: un compromiso institucional
Santos y de la Calle, los ases para la paz .