17 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

¡Qué vergüenza Señor Gobernador!

13 de septiembre de 2012

uriel ortizLa denuncia que hace el Diario La Patria, sobre 173 máquinas industriales donadas hace 12 años por el Gobierno de Japón a Caldas, con el fin de promover una microempresa de confecciones con Madres Cabeza de Familia en los Municipios de: Neira, Villamaría, Chinchiná y Palestina, es de tal gravedad y desprestigio para nuestro Departamento, que si la primera Autoridad no toma cartas en el asunto, la Colonia Caldense en Bogotá nombrará una Comisión para solicitar que se investigue esta vergonzosa anomalía, se inicien las acciones administrativas y penales correspondientes contra los responsables, y sobre todo, pedir perdón al Gobierno Japonés por semejante falta de delicadeza en el manejo de las ayudas internacionales. Aunque sabemos que con esto no se va a solucionar nada, por lo menos se sienta un precedente para que hechos tan vergonzosos como estos no se vuelvan a repetir.
Japón es uno de los Países más entusiastas en invertir en el Paisaje Cultural Cafetero, razón por la cual, nuestro Gobernador, Guido Echeverri, debe agotar todos los recursos necesarios para esclarecer estos hechos, darlos a conocer al Gobierno Japonés utilizando los Canales Diplomáticos, puesto que lo que tenemos para perder en el inmediato futuro es bastante preocupante para Caldas.
No olvidemos que Colombia y Japón están próximos a firmar el TLC, que muy posiblemente entre en vigencia a partir del 2013, Si este lamentable episodio no se aclara o subsana en el menor tiempo posible, el Departamento de Caldas, en la firma del Acuerdo Comercial, quedará excluido para el futuro, de cualquier posibilidad de negociación y ayudas del Gobierno Nipón que ha sido tan generoso con nuestras más elementales necesidades especialmente en el campo agroindustrial.
Es sabido también que el Gobierno Japonés ha patrocinado otros proyectos en diferentes municipios de Caldas, especialmente para el sector Agroindustrial, por lo tanto valdría la pena investigar el estado en que se encuentran, si realmente están cumpliendo su objetivo y en caso contrario tomar la medidas pertinentes para ponerlo al conocimiento de las Autoridades y de común acuerdo con la oficina de Cooperación Colombo Japonesa con domicilio en Bogotá, se busque la mejor opción para poderlos desarrollar plenamente.
La idiosincrasia de los Japoneses es bastante precisa en su forma de ser, para ellos, no existen los intermedios, ni las disculpas, las cosas son o no son; no admiten dilaciones y mucho menos que se les traicione en su buena fe, cuando esto ocurre, prefieren  archivar el proyecto a seguir tratando con personas que no son de su confianza.  
¿Hasta cuando los Caldenses tendremos que seguir pagando los platos rotos y cargando el estigma de ser pillos, chanchulleros y ladrones, por culpa de una manada de sinvergüenzas burócratas que piensan que la Administración Pública es un juego de azar o una piñata donde se apuesta el futuro de los pueblos al mejor postor, que siempre resulta siendo el personaje nefasto abanderado de la politiquería, el gamonalismo y la corrupción? ¡Pilas Señores de los Organismos de Control de Caldas! Por los diferentes medios de comunicación estaremos informando a la opinión pública sobre este vergonzoso caso.

[email protected]