8 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Celdas combustibles, otra opción para generar energía limpia

9 de septiembre de 2012
9 de septiembre de 2012

En la actualidad, ante la contaminación que producen los combustibles fósiles y su inminente agotamiento, el avance científico se orienta de manera prioritaria a desarrollar fuentes alternativas de energía.

Con esta consigna, el profesor Jesús Fabián Jurado, de la UN en Manizales, adelanta investigaciones sobre nuevos materiales que posibiliten la consecución de estas fuentes. En su caso, el estudio analiza la estabilidad del alcohol de polivinilo (polyvinyl alcohol o PVA) en celdas combustibles en forma de una membrana que permita el transporte de iones, para así producir energía.

“Una celda combustible es un dispositivo que tiene tres componentes: dos electrodos y un separador. Aquí, la membrana de PVA actúa como separador entre los electrodos y permite el transporte de iones, lo cuales, al moverse a través de este material, causan una diferencia de potencial, que es la energía que puede producir la celda”, explica el profesor Jurado.

Para fabricarla, se parte de un polímero granulado que se disuelve en agua desionizada y se agita para formar una solución homogénea y transparente.

Seguidamente, se deposita sobre superficies de teflón o vidrio y se deja secar en una atmosfera de presión y temperatura controladas. Como resultado, esta tiene una apariencia semitransparente y un espesor que varía entre los 0,20 y los 0,50 mm.

Una vez obtenido el material, los investigadores evaluaron qué tan favorables resultaban sus propiedades elásticas (capacidad de deformación), térmicas (comportamiento con el calor) y eléctricas (de conducción de electricidad), para determinar si era viable emplearlo en las celdas combustibles. El estudio mostró que el PVA exhibe valores que garantizan su efectividad como material para celdas.

Este trabajo fue presentado en el XXI Congreso Internacional de Materiales, que tuvo lugar en Cancún y fue organizado por la Sociedad Mexicana de Materiales. Participaron aproximadamente 500 científicos de todo el mundo.

Agencia de Noticias UN