16 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Precios de alimentos podrían verse afectados por alzas en costos de granos

13 de agosto de 2012
13 de agosto de 2012

El incremento del precio internacional de los alimentos podría tener repercusiones en los precios de la canasta en Bogotá, específicamente, es probable que se traduzca en alzas en los panificables y pastas, que dependen del comportamiento del mercado del trigo, y en los precios de los huevos, lácteos, carne de cerdo y pollo, que dependen de la situación del alimento balanceado, así lo dice un informe de análisis del Observatorio de Desarrollo Económico, teniendo como referencia el índice de precios de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación -FAO -.

Carlos Simancas, secretario de Desarrollo Económico, indicó que «en el mes de julio el valor de los futuros del trigo estuvo en ascenso como consecuencia de una de las sequías más fuertes en la zona de cosecha de Estados Unidos. Una situación que ha impulsado dramáticamente el precio de éste y otros commodities en mercados que sirven de referencia mundial para los precios de los mismos, como son las bolsas de Kansas y Chicago».

Según el Observatorio de Desarrollo Económico, lo que ocurra con la cotización de los granos en las bolsas internacionales, sin duda repercutirá de manera directa en los mercados locales.

El informe precisó que algunos de los productos fundamentales para la canasta de los bogotanos podrían subir de precio en el segundo semestre del año debido al comportamiento en el costo de los granos en el mercado internacional.

“Las cifras del más reciente índice de precios de la FAO corroboran la tendencia al alza prevista por la Secretaría de Desarrollo Económico y reportan un incremento del 17% en el precio de los cereales, del 12% para el azúcar y el 2% de los aceites en el mes de julio”.

Este es el caso de los cereales, y más específicamente del maíz y el trigo, cuyos precios se ven amenazados por las malas condiciones generadas por las sequías sobre los terrenos para los cultivos, así como por las elevadas temperaturas registradas en EE.UU. En el caso del trigo, se espera que la producción mundial se reduzca en 3,2% en 2012 debido a los ajustes a la baja de los volúmenes de producción en Australia, China y Rusia.