16 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

¿Hasta cuándo nos van a victimizar?

18 de agosto de 2012

Es fácil señalar desde las ciudades, porque la guerra se libra en el sector rural y es allí donde se ponen los muertos y se sufre la peor de las violencias: la pobreza. Y es que los señalamientos en contra de los ganaderos nos ponen, otra vez, en la mira de esa otra guerra silenciosa que ahora se libra desde los medios de comunicación y los juzgados. Pero, además, sus epítetos no han reparado en el peligroso e insostenible clima de venganza que están alimentando en la periferia.

Me pregunto ¿por qué algunos actores, que han jugado durante 20 o 30 años con el país y se precian de conformar una izquierda que se dice democrática, vuelven a avivar los antagonismos y las fracturas sociales? ¿Por qué los ganaderos volvemos a estar en el centro de sus odios y ánimos vindicativos? ¿Hasta cuándo van a respetar la reputación de los productores rurales?  ¿Qué hay detrás de los intereses que buscan inclinar al gobierno en direcciones erráticas?

Aunque entendemos que la izquierda nos ha perseguido históricamente, primero con el fusil y, luego, desde las páginas editoriales y su influencia en el poder judicial, no comprendemos sus motivaciones. El asesinato de José Raimundo Sojo y el atentado contra Jorge Visbal, su exilio y los recientes cuestionamientos judiciales, son parte de esa historia de represalias, de victimarios criminalizando a las víctimas. Es el poder funesto del narcoterrorismo, infiltrado en nuestras instituciones para elodar la honra de personas de bien, cuyo único pecado ha sido no comulgar con radicalismos y defender los intereses legítimos de los ganaderos.

Los estigmas que vinculan a los ganaderos con la supuesta “para-economía” o los escuadrones anti-restitución, cuando no de ser “guerreristas” u “opositores de oficio del gobierno”, han cobrado la vida 5.000 ganaderos, de acuerdo con la edición revisada del libro ‘Acabar con el Olvido’ que lanzará la Fundación Colombia Ganadera, Fundagán. Razón demás, para rechazar las acusaciones temerarias y las mentiras difundidas por León Valencia y otros tantos que siguen su camino, a quienes hacemos públicamente responsables de los peligros que ellas entrañen para los ganaderos.

No estamos dispuestos a permitir que se repita la historia, sin levantar nuestras voces tantas veces como sea necesario. No vamos a ser indiferentes a la persecusión, adobada ahora, con una “violencia mediática”, más radical y extremista en sus objetivos y efectos. Cerramos filas contra quienes buscan poner de nuevo a los ganaderos como carne de cañón.

Fedegán, como gremio cúpula de la ganadería colombiana, no modificará su actuación. Mantendrá una posición constructiva frente al Gobierno en propósitos comunes. Pero conservará su independencia crítica, respetuosa y también civilista, para cumplir con la misión de defender de los intereses de los ganaderos. Esperamos la receptividad también constructiva del Estado y del Gobierno Nacional, con la confianza de que compartimos el lema de que “la paz y la prosperidad de Colombia pasan por la recuperación del campo”.

José Félix Lafaurie Rivera
Presidente de Fedegán
@jflafaurie